Youssef Bokbot, profesor del Instituto Nacional de Ciencias de Arqueología y de Patrimonio de Marruecos, sostuvo que unos fósiles  demostraron que los pueblos iberomauritanos son los primeros consumidores de caracoles. (Foto: Referencial - Pixabay)
Youssef Bokbot, profesor del Instituto Nacional de Ciencias de Arqueología y de Patrimonio de Marruecos, sostuvo que unos fósiles demostraron que los pueblos iberomauritanos son los primeros consumidores de caracoles. (Foto: Referencial - Pixabay)




Los marroquíes son el primer pueblo que comenzó a consumir caracoles en su dieta, según demuestran restos arqueológicos que sitúan esta costumbre tan lejos como 16.000 años atrás.

La información fue revelada durante la "jornada de puertas abiertas" que organiza el Instituto Nacional de Ciencias de Arqueología y de Patrimonio (Insap, por sus siglas en francés), situado en la capital Rabat.

El arqueólogo de la Prehistoria y profesor en el instituto, Youssef Bokbot, explicó a Efe que los hallazgos fósiles encontrados demostraron que los pueblos iberomauritanos son los primeros consumidores de caracoles o "ghulala", palabra de etimología bereber con la que se conoce a este animal en .

Bokbot apoyó su tesis en un corte estratigráfico traído de la cueva de Ifri N'Aamar, cerca de la región norteña de Nador, en el que se veían restos de conchas de caracoles, al mismo tiempo que daba detalles sobre la forma de establecer la datación de estos fósiles.

El corte estratigráfico formaba parte de varios "mobiliarios" arqueológicos procedentes de distintas prospecciones y de diferentes épocas ordenados en los almacenes del Insap, que abrió  sus puertas a los medios de comunicación.

Los profesionales de este instituto - creado en 1985 y dirigido ahora por el profesor Jamal Bennacer conocido por supervisar el equipo que encontró el más antiguo Homo Sapiens de Jbel Irhoud- destacaron la importancia del instituto para entender el comportamiento de la humanidad, al mismo tiempo que se quejaron de la falta de medios para realizar sus investigaciones en condiciones óptimas.

En Marruecos, existen dos laboratorios de análisis de restos arqueológicos a los que recurre el instituto, uno de ellos de la Gendarmería Real y el otro en el Centro de Estudios Nucleares de la Maamora, aunque la mayoría de las muestras se mandan a laboratorios especializados en Estados Unidos o en Europa.

"Entre las misiones de este instituto está responder a la pregunta de la identidad en Marruecos, cuán antiguos somos, así como los grupos humanos que pasaron por aquí y sus modos de vida", dijo a Efe el profesor y arqueólogo Abdeljalil Bouzouggar.

TAGS RELACIONADOS