Un reciente estudio arrojó que el estrés de los hombres aumenta si sus esposas ganan más del 40 por ciento de los ingresos familiares | Foto Pixabay / Referencial / geralt
Un reciente estudio arrojó que el estrés de los hombres aumenta si sus esposas ganan más del 40 por ciento de los ingresos familiares | Foto Pixabay / Referencial / geralt

Los niveles de estrés en los hombres aumentan cuando sus esposas ganan más del 40 por ciento de los ingresos familiares y se muestran aún más angustiados cuando dependen económicamente de su pareja, arrojó un realizado por la Universidad de Bath (Inglaterra).

La investigación, en la que participaron más de 6.000 parejas heterosexuales estadounidenses, mostró que los esposos se ponen ansiosos cuando son el único sostén de la familia, responsabilizándose así de la economía del hogar. Aunque se muestran menos preocupados cuando las ganancias de sus parejas no llegan al 40 por ciento del total, tienden a incomodarse cuando los salarios de sus esposas superan ese tope.

“Estos hallazgos sugieren que las normas sociales sobre el sustento masculino – y las convenciones tradicionales sobre hombres que ganan más que sus esposas – pueden ser peligrosas para la salud de los hombres. También muestran cuán fuertes y persistentes son las normas de identidad de género”, indicó la doctora Joanna Syrda, economista de la Facultad de Administración de la Universidad de Bath.

El estudio también mostró que los esposos no sufrían angustia psicológica por los ingresos de sus esposas si estas eran las que ganaban más antes del matrimonio, y la brecha de ganancias existente y potencial era clara para ambos.

Lo dice un estudio: los hombres se estresan si sus esposas ganan más del 40 por ciento de los ingresos del hogar | Foto: Pixabay / StockSnap (Referencial)
Lo dice un estudio: los hombres se estresan si sus esposas ganan más del 40 por ciento de los ingresos del hogar | Foto: Pixabay / StockSnap (Referencial)

“Este es un estudio amplio pero de un grupo específico. Se aplican otras convenciones en otros grupos y sociedades y los resultados pueden cambiar a medida que avanzan los tiempos. Sin embargo, los resultados son lo suficientemente fuertes como para señalar la persistencias de las normas de identidad de género y su parte en los problemas de salud mental masculina”, explicó la profesional.

El Centro de Investigaciones Pew (Estados Unidos) muestra que solo el 13 por ciento de las mujeres casadas ganaron más que sus maridos en 1980. Para 2017, ese porcentaje incrementó y la tendencia probablemente continuará en los siguientes años.

La investigación también mostró una disparidad en la forma en la que los esposos y esposas evaluaban su propia angustia psicológica y la de su pareja. A los encuestados se les pidió que midieran su angustia en términos de sentirse triste, nervioso, inquieto, sin esperanza o sin valor. En este caso, fueron los hombres los que reportaron un mejor estado de salud mental.

“Esto también puede deberse a las normas de género. Si los roles sociales masculinos impiden la admisión de vulnerabilidad, y los hombres se inclinan a ocultar los síntomas de estrés y depresión, se deduce que las respuestas de las esposas sobre sus cónyuges serán menos precisas”, dijo la doctora Syrda.

Al respecto, las esposas indicaron que sus parejas se sentían menos estresadas cuando contribuían con el 50% de los ingresos del hogar, mientras que los esposos reportaron menos niveles de angustia con el 40%.

TE PUEDE INTERESAR









TAGS RELACIONADOS