La velocidad a la que están desapareciendo los insectos es ocho veces mayor que la de los mamíferos, aves y reptiles. (Foto: Referencial/Pixabay)
La velocidad a la que están desapareciendo los insectos es ocho veces mayor que la de los mamíferos, aves y reptiles. (Foto: Referencial/Pixabay)

Para algunas personas, el contacto con insectos representa un inmediato dolor de cabeza del que no dudan en deshacerse si tienen la oportunidad; sin embargo, no todos conocen la importancia de estos diminutos invertebrados, quienes cumplen funciones vitales para el ecosistema natural. De desaparecer, la vida en la Tierra como la conocemos se vería afectada drásticamente. Conoce todo al respecto.

No solamente tienen un rol importante en los más profundos bosques, sino también en importantes actividades económicas como la agricultura. Esto sin contar con que, sin su presencia, colapsaría la cadena alimenticia, de la que depende la naturaleza.

Lamentablemente, los insectos están desapareciendo a un ritmo preocupante: entre 10 mil y 15 mil clases se extinguen cada año. Esta cifra avanza de forma tan desmesurada que lo más probable es que muchas desaparezcan sin que siquiera hayamos podido registrarlas.

Según un artículo científico publicado en la revista , estamos ante unas “tasas dramáticas” de disminución de insectos, las cuales pueden llevar a la extinción del 40% de las especies existentes en las próximas décadas.

Una de las principales razones de la extinción de ciertos insectos es la pérdida de hábitat. Y es que el ser humano está transformando bosques y praderas en carreteras o viviendas.

Por otra parte, sustancias como los pesticidas están directamente implicados en el declive de las abejas. Si bien no las mata directamente, sí afecta su capacidad de navegar y comunicarse. La contaminación en ríos, lagos y áreas verdes afecta también a la población de insectos.

Foto: Referencial/Pixabay
Foto: Referencial/Pixabay

¿Un planeta Tierra sin insectos?

Puede que haya insectos que tengan un papel muy específico en la naturaleza y que no tengan tanta influencia como otros; sin embargo, la diversidad existente es crucial para la salud de los ecosistemas. Si se extinguen varias especies a la vez, este puede colapsar.

Caso aparte es el de las , que fueron consideradas una especie en peligro de extinción según un reporte del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos.

En 1988 había un total de 5 millones de colmenas en EE.UU., pero en 2015 pasaron a quedar sólo la mitad, aproximadamente unos 2.5 millones. Con el pasar del tiempo, las proyecciones son peores.

Por eso, son siete las especies de abejas que contarán con una protección especial en virtud de la .

Esta alerta supone un grave problema para el ser humano pues, además de aportar alrededor del 10% del valor económico de la producción agrícola a nivel mundial, abastecen de alimento a algunas de las zonas del planeta menos favorecidas.

A lo anterior se suma que, de desaparecer las abejas, varios tipos de plantas que dependen de ellas se extinguirían. El 75% de la flora silvestre se poliniza gracias a las abejas y casi el 40% de las frutas y verduras que comemos procede de la polinización.

Esta crisis se traduce además en que en se alquilen abejas transportadas en camiones para que polinicen campos, especialmente los de frutales.

Foto: Referencial/Pixabay)
Foto: Referencial/Pixabay)

Debido a lo anterior, los especialistas recomiendan concienciar a la sociedad en general sobre la importancia de los vitales y diminutos seres. Campañas como la llevada a cabo por Bug Life, Beelines, en la que se insta a los ciudadanos a plantar flores en sus jardines y en sus balcones para salvar a los abejorros, pueden hacer una diferencia en la lucha para preservar la biodiversidad del planeta si van acompañadas de educación.

VIDEO REFERENCIAL:

Los científicos calificaron la medida de positiva, pero se muestran preocupados porque incluso en pequeñas cantidades, afectan a los insectos. (Video: AFP)

TE PUEDE INTERESAR: