Las imágenes fueron difundidas por la Agencia Espacial Europea o ESA por sus siglas en inglés. (Foto: Captura)
Las imágenes fueron difundidas por la Agencia Espacial Europea o ESA por sus siglas en inglés. (Foto: Captura)

Una buena noticia entre tanta preocupación. Italia es el segundo país que más ha sido afectado por la pandemia del después de China: hasta el momento se registran más de 1800 muertos. En un esfuerzo por detener el número de casos, el gobierno restringió los viajes al norte, que es el epicentro pandémico del país.

Hace unas semanas, imágenes de un satélite mostraron que la cuarentena había reducido un 25% las emisiones de dióxido de carbono de China. “Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico”, dijo en ese momento Fei Liu, investigador de calidad del aire de la NASA. Ahora, lo mismo habría ocurrido en Italia.

Con el gobierno restringiendo los viajes y sectores como la industria y el transporte cerrados, y usando menos energía, las emisiones de dióxido de nitrógeno han registrado una gran caída. Así se puede ver en las imágenes publicadas por el canal de de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), que muestran una disminución significativa de la concentración de contaminantes.

El video timelapse fue obtenido gracias al instrumento Tropomi del satélite Copernicus Sentinel-5P, el cual realizó el registro entre el 1 de enero de 2020 al 11 de marzo de 2020.

Con este satélite, la ESA ha rastreado contaminación causada por emisiones que provienen de tubos de escape y la generación de electricidad, particularmente de centrales eléctricas de carbón.

“Aunque podría haber ligeras variaciones en los datos debido a la capa de nubes y al cambio climático, estamos muy seguros de que la reducción de emisiones que podemos ver coincide con el bloqueo en Italia que causa menos tráfico y actividades industriales”, explicó Claus Zehner, gerente de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA.

TE PUEDE INTERESAR:

VIDEO RELACIONADO:

Coronavirus: el mundo se blinda para frenar la pandemia