En nombre del instituto donde estudió Félix de "Al fondo hay sitio" genera risas en el público (Foto: América TV)
En nombre del instituto donde estudió Félix de "Al fondo hay sitio" genera risas en el público (Foto: América TV)

Sin lugar a duda, las ocurrencias de los sacan carcajadas a la audiencia que noche a noche se entretiene con la . Uno de ellos es el vigilante de Las nuevas Lomas, Félix Panduro, quien con su chispa, espíritu colaborador y carisma se ha ganado el cariño de la gente.

Como vemos en varios capítulos, el popular ‘Juélix’ no pierde el tiempo cuando se trata de sacar a relucir el centro donde estudió. Quien lo haya escuchado, además de ser muy complicado aprendérselo, de seguro también se ha preguntado si este realmente existe.

El propio actor que lo interpreta, Carlos Solano, se encargó de responder a esa gran interrogante. “Les voy a contar la historia del Instituto Superior Tecnológico Felicitas Victoria del Campo y Figueroa de Cárdenas Carrillo de Tarapoto, más conocido por sus iniciales: el I.S.T.F.V.D.C. y F.D.C.C. de Tarapoto. ¿Le conocen?”, escribió en su cuenta de .

Si también estás ansioso por conocer si en algún lugar del Perú está ubicado, a continuación, te lo contamos.

En "Al fondo hay sitio", Félix es el vigilante de Las Nuevas Lomas (Foto: América TV)
En "Al fondo hay sitio", Félix es el vigilante de Las Nuevas Lomas (Foto: América TV)

HISTORIA DEL INSTITUTO DONDE ESTUDIÓ FÉLIX

Fue a través de un hilo de dicha red social, que el actor de Félix Panduro reveló lo que todos nos preguntamos: existe o no el instituto.

“Debo comenzar diciendo que el Instituto Superior Tecnológico Felicitas Victoria del Campo y Figueroa de Cárdenas Carrillo de Tarapoto, más conocido por sus iniciales: el I.S.T.F.V.D.C y F.D.C.C. de Tarapoto NO existe, pero sí existió algo muy parecido, comenzó a contar.

De inmediato, contó cómo surgió el nombre de dicha institución para que la nombre cada vez que quiere resaltar el lugar en el que estudió. Según precisó, fue gracias a un técnico electricista que trabajaba de América TV, cuyo nombre es Jorge, pero lo conocían como ‘Bob, el constructor’ porque siempre llevaba sus herramientas a todos lados.

“Bob es de Lambayeque y cuando era chibolo, algo en su localidad llamó mucho su atención: un pintor que, día tras día, pintaba el nombre de un instituto en su fachada y no tenía cuándo terminar. Aquel era el Instituto Superior Tecnológico Estatal Zoila Victoria De La torre y Urraca de Cárdenas Carrillo. ¿Por qué se llamaba así? o mejor dicho: ¿Por quién se llamaba así? Pues, por la mamá del mismísimo Víctor Raúl Haya De La Torre. Así se llamaba la doña”, escribió.

Debido a que el nombre llamó poderosamente su atención, ‘Bob’ se lo aprendió para presentarse a alguien a manera de broma. Pero una vez lo dijo una vez en el set de grabación de “Al fondo hay sitio” cuando estaba presente Gigio Aranda, en aquel entonces guionista, y lo puso en su libreto para Félix.

Félix se robó al cariño del público por su forma de ser en "Al fondo hay sitio" (Foto: América TV)
Félix se robó al cariño del público por su forma de ser en "Al fondo hay sitio" (Foto: América TV)

Para evitar un lío legal, cambió el nombre. “Pero también para ponerle más palabras con ‘ejue’ y jugar con la pronunciación selvática: Juelicitas y Juigueroa”. Fue así que llegó el día de grabarlo por primera vez, ocurrió en el parque Castilla de Lince, convirtiéndose hasta la actualidad en todo un éxito.

El actor señaló que la ocasión más especial que pronunció el nombre del instituto fue en Bolivia, donde la series es un fenómeno y tiene miles de seguidores. “Fue en una presentación a coliseo repleto. Cuando terminé de decir el interminable nombre, miles de personas explotaron en una sola risa. Fue como flotar de lo atónito. La gente me lo pedía tanto en todos lados que terminando un año me dije que el próximo no lo decía más. No soy de hartarme fácilmente, pero les juro que era demasiado. Pasaron unos meses y retomé, por fin comenzaron a pedirlo menos y ya era manejable”, puntualizó.

Asimismo, aclaró que el centro de estudios de Lambayeque aún existe, pero le cambiaron el nombre por Instituto de Educación Superior Tecnológico Público Pascual Saco y Oliveros de Lambayeque.

“El instituto ayudó mucho en hacerme sentir el cariño de la gente, cariño que siempre me preocupo en corresponder. Gracias, Bob. Gracias, Gigio y gracias a todos los que disfrutan del instituto, bueno, de su nombre porque el instituto solo existe en nuestras risas”, finalizó en su hilo de Twitter.