Vegeta siempre ha expresado su disgusto por las habilidades que no se derivan de la fuerza bruta (Foto: Toei Animation)
Vegeta siempre ha expresado su disgusto por las habilidades que no se derivan de la fuerza bruta (Foto: Toei Animation)

En toda la historia de “”, una de las grandes rivalidades que se gestó en el anime fue entre Vegeta y Gokú. El Príncipe Saiyajin siempre quiso convertirse en el guerrero más fuerte que existe en el universo, y ha trabajado duro para lograrlo, casi de manera obsesiva desde que Kakaroto lo superó al ser el primero en transformarse en un Super Saiyajin. En “Dragon Ball Super”, sin embargo, las cosas podrían inclinarse hacia el papá de Trunks.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS: ¿Cuánto sabes sobre Dragon Ball Z?

siempre ha expresado su disgusto por las habilidades que no se derivan de la fuerza bruta, Una de esas veces fue cuando él y Gokú se enfrentan por primera vez a Moro el Devorador de Planetas durante la Saga del Prisionero de la Patrulla Galáctica.

Sin duda, su arrebato más enfático ocurrió después de que se ven obligados a retirarse: “Estúpidos hechizos mágicos... estúpido poder de Dios... Nosotros los Saiyajin nos enorgullecemos de nuestro poder físico, y nada más. ¡Una raza guerrera no necesita trucos!”, exclama. Sin embargo, Vegeta siente que no tiene otra opción que viajar al mismo planeta donde Gokú dominó la Teletransportación, Yardrat, para aprender su propia técnica.

MÁS INFORMACIÓN: Qué significa Kame Hame Ha y cuál es su verdadero origen
En toda la historia de “Dragon Ball”, una de las grandes rivalidades que se gestó en el anime fue entre Vegeta y Gokú (Foto: Toei Animation)
En toda la historia de “Dragon Ball”, una de las grandes rivalidades que se gestó en el anime fue entre Vegeta y Gokú (Foto: Toei Animation)

VEGETA ODIA LA FORMA EN QUE SUPERÓ A GOKÚ

Cuando Vegeta llega al planeta, los Yardrats le enseñan el Spirit Fission, o la “Partición Forzada del Espíritu”, que le permite devolver la energía a su fuente original después de haber sido redirigido a otro lugar. La técnica resulta bastante útil durante la batalla y ayuda a Gokú a acumular toda la energía que necesita para derrotar a Moro, el Devorador de Planetas. Sorprendentemente, Kakaroto había intentado sin éxito dominar la Partición Forzada del Espíritu a pesar que tenía más tiempo para entrenar.

Pero la victoria de Vegeta es agridulce. La primera técnica que aprende y que Gokú no pudo es el tipo de movimiento que el Príncipe Saiyajin pensó debajo de su raza guerrera. Como dijo mientras se dirigía a aprender la técnica: “No es una estrategia que me guste”. Irónicamente, el Príncipe de los Sayajin puede haber superado a su guerrero compañero de una manera que no le agrada.

A pesar que Vegeta aún no lo ha usado en la batalla en el capítulo 73, la forma en que dominó la técnica divina es una de las razones por las que nunca se molestó en aprender el Ultra Instinto. Durante el Torneo de Poder, le dice a Jiren que no quiere que le enseñen nada, ya que prefiere “los fuegos del entrenamiento en solitario”. Y, sin embargo, Beerus termina enseñándole.

Al final, el padre de Trunks debe llegar a la inevitable conclusión que la única forma en que realmente puede superar a Gokú es dejando de lado sus nociones preconcebidas sobre lo que significa la fuerza absoluta y ser un verdadero gran guerrero. Kakaroto deja a un lado el orgullo y solo se preocupa por volverse más fuerte, mientras que Vegeta se ha estado encadenando a sus principios que lo agobiándolo.

Una de las principales objeciones de Vegeta para aprender Ultra Instinto fue que se niega a estar a la sombra de Gokú, pero el Príncipe Saiyajin ya siguió a su rival para convertirse en Super Saiyajin; además, es claramente capaz de hacer hazañas que su compañero no, pero si descarta todos los caminos, fallará no porque sea incapaz, sino porque está obsesionado con reglas que nadie más espera que él observe.

MÁS INFORMACIÓN: 10 historias de “Dragon Ball” que prometían pero que fueron olvidadas en el camino
Cuando Vegeta llega al planeta, los Yardrats le enseñan el Spirit Fission, o la “Partición Forzada del Espíritu”, que le permite devolver la energía a su fuente original después de haber sido redirigido a otro lugar (Foto: Instagram)
Cuando Vegeta llega al planeta, los Yardrats le enseñan el Spirit Fission, o la “Partición Forzada del Espíritu”, que le permite devolver la energía a su fuente original después de haber sido redirigido a otro lugar (Foto: Instagram)

POR QUÉ VEGETA USÓ LA HABITACIÓN DEL TIEMPO VARIAS VECES

En “Dragon Ball Super”, Vegeta usa la Habitación del Tiempo tres veces más, e incluso Gokú tiene una tercera oportunidad dentro de la habitación, a lo largo de la serie. El Príncipe Saiyajin utiliza la cámara en preparación para el Torneo de Destrucción para enfrentarse a los campeones del Universo 6, luchar contra los villanos alternativos de la línea de tiempo de Gokú Black y Zamasu del futuro y, por tecera vez, para prepararse para el Torneo de Poder contra los mejores guerreros del multiverso.

Si bien no se da una justificación explícita de por qué Vegeta puede visitar la cámara con tanta frecuencia, la respuesta se proporciona al final de “Dragon Ball Z”. Durante la culminante Saga Majin Buu, Piccolo decidió atraer a Buu a la Habitación del Tiempo para luchar contra Gotenks. Pensó que, si el Super Saiyajin fusionado no podía derrotar al villano, podría destruir la salida y sellar a Buu dentro de ella. Si bien la salida fue efectivamente destruida, Buu, Gotenks y Piccolo lograron escapar, pero la Cámara, junto con todo el Mirador, fue posteriormente nivelada por Buu mientras la pelea continuaba.

Después que la Tierra fue restaurada y Buu fue derrotado, Dende reconstruyó el Mirador y la cámara, eliminando el límite de visitas posibles. Más tarde en “Dragon Ball Super”, Dende volvería a repararla cuando el entrenamiento de Vegeta la dañó gravemente.

Así como Dende eliminó muchas de las limitaciones establecidas en las bolas del Dragon la Tierra después de suceder a Kami como el nuevo Guardián de la Tierra, el joven namekiano también eliminó las restricciones originales establecidas en la Habitación del Tiempo cuando se le dio la oportunidad de reconstruirla desde cero.

Vegeta Gokú se han aprovechado desde entonces, aumentando significativamente sus niveles de poder en un apuro al recibir años de entrenamiento en cuestión de días. Y con nuevas aventuras para los Guerreros Z en el horizonte, un viaje de regreso a la cámara puede ser una de las mejores opciones.

MÁS INFORMACIÓN: El primer e insólito deseo concedido por las Esferas del Dragón