Si bien Eiza González ha conseguido el estatus de celebridad internacional y hacerse un nombre dentro de Hollywood, las críticas que recibió al inicio de su carrera en México todavía la atormentan (Foto: Eiza González / Instagram)
Si bien Eiza González ha conseguido el estatus de celebridad internacional y hacerse un nombre dentro de Hollywood, las críticas que recibió al inicio de su carrera en México todavía la atormentan (Foto: Eiza González / Instagram)

es una reconocida actriz y cantante mexicana que está abriéndose paso en la industria del cine en Hollywood, tras hacerse conocida de adolescente en México por participar en las series “Lola, érase una vez” y “Sueña conmigo”. González hoy vive en Estados Unidos, donde está haciéndose un nombre gracias a su participación en películas como “Baby Driver” y “Hobbs & Shaw” y la serie “From Dusk till Dawn”.

MÁS INFORMACIÓN: La vez que Eiza González hizo un blackface que años después le costó muy caro

Si bien ha conseguido el estatus de celebridad internacional, fueron sus inicios en México lo que la marcaron. empezó siendo una adolescente, a la edad de 15 años, cuando protagonizó “Lola, érase una vez”, producción que la hizo conocida en México y otros países de América Latina. Durante ese tiempo Eiza recibió muchas críticas por su aspecto físico que golpearon su autoestima.

En una reciente transmisión en vivo en Instagram, se sinceró y decidió hablar sobre las duras críticas que recibió por su aspecto físico cuando tenía 15 años. Los malos comentarios y críticas, tanto de algunos medios de comunicación como del público, calaron mucho en ella a tal punto que afectaron su autoestima y fue “un trauma” que no afrontó en su momento.

“Cuando somos niñas quieren que nos comportemos como adultos y al final del día yo no podía salir al antro, y en esa edad no tienes permiso de experimentar, de ser tú y obviamente estás en una carrera donde te están comparando: que si no era güera, de ojos claros, y siempre hay un pero, eso es muy difícil”, dijo

admitió que los comentarios negativos la afectaron mucho y tuvo una baja autoestima en esos difíciles años de crecimiento: “Me da mucha tristeza porque tuve muchos problemas para sentirme suficientemente buena o talentosa a cierta edad y no puedo imaginarme lo que es para las niñas vivir en un mundo así”.

MÁS INFORMACIÓN: “Baby Driver”: ¿cómo fueron grabadas las escenas más peligrosas de la película?

Entre lágrimas, la artista mexicana recordó que en aquellos años prefirió no responder a las personas que la criticaron por lo que fue “un trauma” que no afrontó en su momento y ahora sufre los estragos de haberse mantenido en silencio.

“Estoy pagando los estragos de los 14 o 15 años que te dicen que debes tener cierta imagen y si eres vulnerable no eres una chingona, y si caes en las críticas pues qué pendeja porque si caes. Entonces te critican por caer, nunca puedes ser suficiente en el ojo público”, reconoció.

“Todos tenemos nuestros traumas y recuerdo lo complicado que era, tratando de entender quién eres y todos tienen que opinar o decir de ti. Puedes tener 10 mil mensajes positivos, pero uno negativo puede afectarte”, continuó.

Eiza González también recordó que por aquellos años era blanco constante de los ataques de ciertos medios de comunicación: “Toda mi vida sentí lo que decían los de la revista TVNotas o los de Ventaneando y pensaba que debía estar callada y por eso daba la percepción de alguien que no era. Si yo hablaba de mis emociones no era lo suficiente buena. No somos farándula, somos personas y tenemos traumas”, agregó.

La artista explicó que al nunca hacer frente a los comentarios negativos, le crearon una mala imagen, tildándola de tener una actitud prepotente: “Siento que siempre he mantenido un margen con el público por protección emocional y viendo cómo son los adolescentes porque me da mucha tristeza con las cosas negativas que dicen, tengan cuidado con las cosas que dicen en las redes sociales”.

Finalmente, mostrando toda su vulnerabilidad, la actriz recordó que cuando era adolescente algunas personas la rechazaron por su aspecto físico: “Que me dijeran que no están acostumbrados con niñas no tan flacas o que no tengan ojos de color, a los 14 años puedes lastimar. Me pongo en los zapatos de los adolescentes y son extremadamente crueles”.