María Antonieta de las Nieves se reencontró con su familia en Acapulco. (Foto: @lachilindrina_oficial)
María Antonieta de las Nieves se reencontró con su familia en Acapulco. (Foto: @lachilindrina_oficial)

, mundialmente conocida como por su trabajo en “El Chavo del 8″, siempre será recordada por las aventuras que vivió junto a Chespirito, Carlos Villagrán, Ramón Valdés, Florinda Meza y el resto del elenco de la serie mexicana que marcó a muchas generaciones.

MÁS INFORMACIÓN: Por un abrigo de piel, ‘La Chilindrina’ y Florinda Meza dejaron de ser amigas

La popularidad que alcanzó gracias a su trabajo ha hecho que sea una de las actrices más conocidas a nivel mundial y todo lo que haga o se diga al rededor de siempre será noticia. Fue así que la imagen de la actriz en bikini dio la vuelta al mundo y sorprendió a sus más acérrimos seguidores.

A poco más de un mes de que la fotografía de la ‘Chilindrina’ se hiciera viral, la interprete confesó que no fue ella quien autorizó la publicación de la imagen en redes sociales y en entrevista con comentó que a sus hijo Gabriel no le gustó el post.

MÁS INFORMACIÓN: La Chilindrina no iba a ser el nombre original del personaje de María Antonieta de las Nieves en “El Chavo del 8”
María Antonieta de las Nieves
María Antonieta de las Nieves

LA HISTORIA DETRÁS DE LA FOTO VIRAL DE LA CHILINDRINA

, de 70 años, aseguró que está “a gusto con mi cuerpo. Ya me vieron ustedes”, dijo refiriéndose a la foto que circula en internet, a pesar de que ella ya la bajó de su cuenta de Instagram.

Explicó que la toma fue de su cuñada, una mujer de edad avanzada, por lo que nunca creyó que la compartiría, pero para su sorpresa así sucedió.

“Mis hijos, mi hijo sobre todo Gabriel, puso el grito en el cielo: ‘Mamá, ¿cómo andas publicando esas cosas?’ Le dije ‘te lo juro Gabriel que yo no fui’ y cuál va siendo mi sorpresa que se hace mundial la foto y todo mundo la comenta”, narró.

Finalizó diciendo que afrontar la muerte de su esposo, Gabriel Fernández Carrasco, con quien estuvo casada 49 años, no fue nada fácil y durante más de diez meses sentía que estaba en “coma viviendo”.

“Sí vivía, sí me bañaban, me llevaban al baño, me decían levántate, come, duerme. Obedecía, pero no me di cuenta gracias a Dios”, aseguró.