El programa incorporó trucos físicos, también las preguntas basadas en los asuntos relacionados con la historia, la mitología y la geografía. (Foto: Nickelodeon)
El programa incorporó trucos físicos, también las preguntas basadas en los asuntos relacionados con la historia, la mitología y la geografía. (Foto: Nickelodeon)

La época de los 90 fue gloriosa para la televisión infantil con la emisión de diversos programas. Caricaturas como Hey Arnold!, CatDog, Rugrats, entre otras entretuvieron a millones de niños, quienes esperaban con ansias el horario de inicio para poder deleitarse.

Uno de los que estamos seguros ocupa un lugar especial en tu corazón es el programa concurso , de Nickelodeon. Sí, ese en el que equipos infantiles debían pasar diferentes pruebas mientras Sabio, una cabeza de roca gigante ubicada en la entrada del laberinto les hablaba de una leyenda con respecto a un personaje específico.

Sin embargo, un oscuro secreto salió a la luz. Respira profundo y siéntate que a continuación te contamos lo que se escondía detrás de este clásico noventero, que de seguro te desmoronará por dentro.

La serie ganó una concesión de CableACE por mejor serie de juegos en 1995. (Foto: Nickelodeon)
La serie ganó una concesión de CableACE por mejor serie de juegos en 1995. (Foto: Nickelodeon)

Aunque “Legends of the Hidden Temple” fue un emocionante programa de competencia, el conductor de Kirk Fogg reveló hace unos años que este había sido producido para hacer perder a los competidores.

Durante una entrevista con Great Big Story contó por qué gran cantidad de niños retornaban a sus casas con las manos vacías, pese a pasar todas las pruebas y llegar a la final. “A los productores solo se les permitía dar ocho campeonatos al año. Había un presupuesto, esa es la verdad”.

Es decir, durante el tiempo que se emitió por dos años, de 1993 a 1995, tuvo en total 120 episodios, de los cuales únicamente 30 salieron victoriosos, publicó el portal . Por eso se explica la dificultad de las pruebas y aunque llegaban a la etapa final no podían llevarse el premio porque el único objetivo del programa era hacer perder a los menores.

Pese a que Fogg reveló la oscura verdad, no precisó si los premios a los 30 ganadores fueron a parejas de niños o premios individuales. Algo que se mantuvo oculto por más de una década.

En cada juego, 6 equipos de 2 miembros (una chica y un chico) competirían en las 3 rondas para ir al templo. Se les asignaba un color y un animal, indicados en sus uniformes. (Foto: Nickelodeon)
En cada juego, 6 equipos de 2 miembros (una chica y un chico) competirían en las 3 rondas para ir al templo. Se les asignaba un color y un animal, indicados en sus uniformes. (Foto: Nickelodeon)

“LEGENDS OF THE HIDDEN TEMPLE”

“Legends of the Hidden Temple” (“Leyendas del Templo Escondido”, en español) fue un programa de televisión dinámico conducido por Kirk Fogg que se realizó y grabó en de 1993 a 1995.

El programa fue producido en Nickelodeon con asociación de Stone Stanley. En cada episodio participaban 6 equipos por pareja (un chico y una chica) que competían para ganar premios. Ellos debían pasar trucos físicos, preguntas basadas en los asuntos relacionados con la historia, la mitología y la geografía.

El diseño del sistema se asemejaba a varios diseños de Sudamérica antigua, especialmente de la cultura Inca. Había varias zonas en las que se incluía una alberca de agua grande (el pozo), unas escaleras (los peldaños del saber) y un laberinto vertical grande de 2 pisos (el templo oculto) en la parte posterior.

En una entrevista del 2016, el conductor Fogg comentó que aun conserva su camisa original. (Foto: Nickelodeon)
En una entrevista del 2016, el conductor Fogg comentó que aun conserva su camisa original. (Foto: Nickelodeon)

En la puerta del laberinto había una cabeza gigante que hablaba llamada Sabio, dueño del templo. Cada episodio tenía un tema que trataba de una leyenda con respecto a cierto personaje que hablaba acerca de algo ocurrido en el pasado.

Algunos de los personajes protagonistas fueron Napoleón Bonaparte, Harriet Tubman, Benjamin Franklin e Ícaro. Los desafíos físicos se realizaban después de cada leyenda.