Brian O’Conner le paga a Dom Toretto la deuda del auto de 10 segundos en “Rápidos y Furiosos”. (Foto: Instagram/Paul Walker)
Brian O’Conner le paga a Dom Toretto la deuda del auto de 10 segundos en “Rápidos y Furiosos”. (Foto: Instagram/Paul Walker)

El automóvil de diez segundos es una gran parte de la tradición de “Rápidos y Furiosos” (“Fast and Furious”), en que se le ha hecho referencia constantemente en toda la saga, pero ¿qué significa realmente? La frase se dejó caer por primera vez muy cerca del comienzo de la película original, y se ha repetido tan recientemente como al final de “F9”.

MÁS INFORMACIÓN: Cómo sobrevive Roman cuando un camión le cae encima en “Rápidos y Furiosos 9”

¿QUÉ QUIERE DECIR UN COCHE DE 10 SEGUNDOS?

Un coche de 10 segundos quiere decir que puede recorrer un cuarto de milla (alrededor de 402 metros) en menos de una decena de segundos, por lo que para Dominc Toretto (Vin Diesel) y compañía no hay un transporte mejor que ese. Incluso, una de las frases que ha caracterizado al personaje desde Rápido y furioso es aquella en la que menciona: “Vivo mi vida un cuarto de milla a la vez”, por lo que evidentemente busca comparar su estilo de sobrellevar las situaciones con la distancia de un auto.

En 2001, cuando la primera cinta se lanzó, un juego que tenían Dom y Brian O’Conner (Paul Walker) era el de deberse un coche de 10 segundos, ya que este último había destrozado el auto que le pertenecía a Toretto.

La historia se inicia cuando Toretto y Brian, policía encubierto, compiten por primera vez en uno de los encuentros callejeros ilegales de Dom. Debido a que no tiene el dinero para apostar, Brian apuesta su auto en su lugar, pero Dom termina ganando la carrera porque quema su NOS demasiado pronto. Esa misma noche, después de ayudar a Dom a escapar de la Policía, Brian ve que su auto es destruido por el corredor rival Johnny Tran, dejándolo en deuda con Dom por la carrera que perdió. Dom le recuerda que Brian le debe un “auto de diez segundos” y los dos comienzan a trabajar juntos en el garaje de Dom para construir uno nuevo.

Al final de aquella historia, el O’Conner decide dejar escapar a Toretto, argumentando que le está pagando la deuda y entregándole las llaves de un auto de una decena de segundos.

Precisamente, ese término es repetido y esa escena recordada en “Rápidos y furiosos 9” también. En la escena final Dom recuerda aquel momento en el que O’Conner pagó su deuda y lo dejó escapar de las autoridades, aunque curiosamente no menciona el nombre de su amigo. Acto seguido, le entrega las llaves de un coche a su hermano Jakob (John Cena) para evitar que sea aprehendido por la Policía o, bien, por Cipher (Charlize Theron) y sus secuaces, ya que no precisamente tenían la mejor relación y al final la villana logró quitar del plan del Proyecto Aries al hermano menor de los Toretto.

MÁS INFORMACIÓN: Rápidos y furiosos en realidad es un cómic, según teoría

¿CÓMO ELIGEN LOS AUTOS?

La saga de “Rápidos y furiosos” hace audiciones a los autos en cada entrega para determinar cuáles serán los que participarán en la cinta, por lo que es muy probable que el término de los 10 segundos sea algo común también entre los asistentes a los peculiares castings, a pesar de que muchos coches sólo se ocupan para tomas fijas y no se les ve rodar.

MÁS INFORMACIÓN: Cuál ha sido la película más costosa de “Rápidos y furiosos”