Adul Sam-on, uno de los miembros del equipo de fútbol "Wild Boars" (Foto: Jittrapon Kaicome/ AFP)
Adul Sam-on, uno de los miembros del equipo de fútbol "Wild Boars" (Foto: Jittrapon Kaicome/ AFP)

Después del éxito de ”, apuesta una vez más por una historia basada en hechos reales. Se trata de “Rescate en una cueva de Tailandia” (“Thai Cave Rescue” en su idioma original), una miniserie que en seis episodios retrata lo que vivió un equipo de fútbol juvenil tailandés junto con su entrenador tras quedar atrapados en la cueva de Tham Luang. Para salvarlos de un trágico destino se organiza una misión de rescate mundial.

La ficción creada y escrita por Michael Russell Gunn y Dana Ledoux Miller, y que además cuenta con la dirección de Kevin Tancharoen y Baz Poonpiriya, .

Pero “” no es la única producción que la historia de esta operación internacional de rescate ha inspirado. En 2021, Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chinen dirigieron un documental de National Geographic llamado “The Rescue”, y en 2022, Amazon Prime Video estrenó “Thirteen Lives”, una película de Ron Howard.

El grupo que fue rescatado de una cueva de Tailandia (Foto: Jittrapon Kaicome / AFP)
El grupo que fue rescatado de una cueva de Tailandia (Foto: Jittrapon Kaicome / AFP)

¿CUÁL ES LA VERDADERA HISTORIA DETRÁS DE “RESCATE EN UNA CUEVA DE TAILANDIA”?

El sábado 23 de junio de 2018, tras una práctica de fútbol, doce chicos del equipo juvenil Wild Boars de entre 11 y 16 años entraron a la cueva Tham Luang Nang No, ubicada en la cordillera de Doi Nang Non, en la provincia de Chiang Rai, al norte de Tailandia, junto al entrenador asistente de 25 años, Ekkaphon Chanthawong.

Al parecer no se percataron de la advertencia que indicaba que en temporadas de lluvias la cueva se inunda regularmente. Algunas horas después el entrenador en jefe reportó la desaparición de su equipo y empezaron las operaciones de espeleosocorro. Sin embargo, el aumento en los niveles de agua bloquearon el acceso a las recámaras interiores de la cueva.

Debido a la complicada situación, el rescate se volvió una operación masiva liderada por el gobierno tailandés junto con la ayuda de países como Australia, Estados Unidos, Japón y China. Asimismo, contaron con el apoyo de organizaciones de rescates en cuevas y buzos internacionales.

, el 2 de julio de 2018, Richard Stanton y John Volanthen, del British Cave Rescue Council, encontraron a los trece desaparecidos refugiados encima de una elevada roca a unos 4 kilómetros de la entrada de la cueva.

Los soldados de la Armada tailandesa en la cueva inundada de Tham Luang durante las operaciones de rescate (Foto: ROYAL THAI NAVY / AFP)
Los soldados de la Armada tailandesa en la cueva inundada de Tham Luang durante las operaciones de rescate (Foto: ROYAL THAI NAVY / AFP)

A partir de ese momento, las autoridades y los expertos comenzaron a debatir sobre la mejor forma de sacar a los niños de la cueva. Finalmente, optaron por suministrarles una dosis de ketamina, Xanax y la droga atropina para dejarlos inconscientes y que no entraran en pánico en el viaje, .

El 8 de julio de 2018, 18 buzos de rescate fueron enviados a las cuevas para acompañar a cada niño. El primer día fueron rescatados cuatro chicos, al día siguiente otros cuatro y el 10 de julio los doce niños y su entrenador fueron trasladados al hospital con éxito.

En el “Rescate en una cueva de Tailandia” participaron más de 10000 personas, incluyendo la Real Armada Tailandesa, la Unidad de Asalto de Demolición Submarina y los equipos de asistencia técnica de distintos países.

El personal de rescate tailandés lleva tanques de oxígeno dentro de la cueva de Tham Luang (Foto: SAKOLNAKORN / THAI NOTICIAS PIX / AFP)
El personal de rescate tailandés lleva tanques de oxígeno dentro de la cueva de Tham Luang (Foto: SAKOLNAKORN / THAI NOTICIAS PIX / AFP)

Los hombres que murieron en el rescate

El 6 de julio de 2018, Saman Kunan, un ex Navy SEAL tailandés de 38 años de edad, murió mientras llevaba suministros a la cueva. , Kunan estaba colocando tanques de aire comprimido en la ruta para futuras misiones cuando su aire se agotó y perdió la consciencia durante el viaje de regreso.

Aunque sus compañeros lograron traerlo de vuelta a la superficie, los intentos de reanimación fueron inútiles.

Un año después del rescate, Beirut Pakbara, otro buzo de rescate y SEAL de la Marina tailandesa, falleció debido a una infección en la sangre que contrajo en las cuevas.

Tres buzos de cuevas británicos, Robert Charles Harper (izquierda), John Volanthen (segundo a la izquierda) y Richard William Stanton (segundo a la derecha) llegando al parque Khun Nam Nang Non Forest (Foto: Lillian Suwanrumpha / AFP)
Tres buzos de cuevas británicos, Robert Charles Harper (izquierda), John Volanthen (segundo a la izquierda) y Richard William Stanton (segundo a la derecha) llegando al parque Khun Nam Nang Non Forest (Foto: Lillian Suwanrumpha / AFP)

El grupo desaparecido

  • Ekkapol Janthawong “Aek” (25 años)
  • Peerapat Sompiengjai “Night” (17 años)
  • Phornchid Kamluang “Tee” (16 años)
  • Pipat Phothai “Nick” (15 años)
  • Adul Sam-on (14 años)
  • Ekkarat Wongsookchan “Bew” (14 años)
  • Nattawoot Thakamsai “Tern” (14 años9
  • Prajak Sutham “Note” (14 años)
  • Duangpet Promtep “Dom” (13 años)
  • Somphong Jaiwong “Pong” (13 años)
  • Panumas Sangdee “Mig” (13 años)
  • Mongkol Boonpiem “Mark” (13 años)
  • Chanin Wibrunrungrueang “Titan” (11 años)
Un buzo extranjero especialista uniéndose a las operaciones de rescate (Foto: Ye Aung Thu/ AFP)
Un buzo extranjero especialista uniéndose a las operaciones de rescate (Foto: Ye Aung Thu/ AFP)