Selena Quintanilla fue asesinada el 31 de marzo de 1995 por Yolanda Saldívar. (Foto: Getty Images)
Selena Quintanilla fue asesinada el 31 de marzo de 1995 por Yolanda Saldívar. (Foto: Getty Images)

La muerte de fue un duro golpe para sus fanáticos, la música latina y el mundo entero. La Reina del Tex-Mex estaba en la cima de su carrera cuando fue asesinada por Yolanda Saldívar, presidenta de su club de fans y administradora de sus boutiques. La exenfermera fue condenada a cadena perpetua por el homicidio de la cantante, tragedia que aún está rodeada de varios misterios.

MÁS INFORMACIÓN: Selena, la serie: actriz tuvo que subir de peso y pasar horas en maquillaje para caracterizar a la asesina de la cantante

ha puesto nuevamente el nombre de la cantante en boca de todos y ha mostrado muchos más detalles sobre su vida íntima. Uno de los pasajes más duros fue el asesinato de la Reina del Tex-Mex, tragedia que ocurrió el 31 de marzo de 1995 y que causó conmoción en México y en toda la comunidad latina de los Estados Unidos.

La muerte de no solo estuvo marcada por la tragedia, sino también por algunos misterios que han sido revelados con el paso de los años. Gracias a las investigaciones forenses fue explicado qué pasó con la pistola con la que fue asesinada la reina del Tex-Mex.

Selena Quintanilla fue asesinada por la presidenta de su club de fans, Yolanda Saldivar, el 31 de marzo de 1995. (Foto: Getty Images)
Selena Quintanilla fue asesinada por la presidenta de su club de fans, Yolanda Saldivar, el 31 de marzo de 1995. (Foto: Getty Images)
MÁS INFORMACIÓN: Selena Quintanilla: por qué su papá abrió el ataúd de la cantante

SELENA QUINTANILLA: LA HISTORIA DETRÁS DE LA PISTOLA QUE USÓ YOLANDA SALDÍVAR PARA MATAR A LA CANTANTE

El 30 de marzo de 1995, Yolanda Saldívar supo que pretendía cortar todo vínculo laboral con ella porque sus familiares habían descubierto que estaba robando a la artista. Ante este hecho, Saldívar compró un revólver calibre 38, de cañón recortado, bajo la excusa de que lo necesitaba para uso personal y de defensa propia.

Posteriormente, la exenfermera se hospedó en la habitación 158 del Hotel Days Inn, en Corpus Christi, donde acordó reunirse con Selena para un asunto relacionado con unos documentos que la artista necesitaba, ya que se acercaba la fecha de declaración de impuestos.

La reunión tuvo lugar la mañana del 31 de marzo, luego de que Saldívar le contara a Selena por teléfono que había sido violada, para atraer la atención de la cantante. Esa mañana, Yolanda y Selena, luego de volver del médico donde se constató que no hubo violación, tuvieron una fuerte discusión en la cual Selena le dijo a Yolanda todo lo que sabía por boca de sus familiares y que ya no quería volver a saber más de ella, exigiéndole los documentos que necesitaba.

En ese momento, Saldívar sacó el arma homicida, asustando a Selena de tal modo que la artista intentó huir de la habitación. En ese momento, Yolanda le disparó a la cantante por la espalda.

Saldívar compró un revólver calibre 38, de cañón recortado, para asesinar a la cantante. (Foto: Getty Images)
Saldívar compró un revólver calibre 38, de cañón recortado, para asesinar a la cantante. (Foto: Getty Images)

La bala entró por su hombro derecho, reventándole una de las arterias principales y dejándola herida de muerte. Selena pudo llegar hasta la recepción del hotel, recorriendo 350 pies mientras se desangraba debido al disparo.

“La Reina del Tex Mex” llegó arrastrándose a la recepción del hotel. A la mujer que estaba le dijo sus últimas palabras: Yolanda Saldivar, room 158. La voz de la estrella no volvería a ser escuchada.

Saldívar intentó escapar del lugar a bordo de una camioneta, pero al verse rodeada por policías decidió colocarse el arma en la cabeza y amenazar con suicidarse.

Tras horas de negociación que fueron seguidas por la prensa internacional, la mujer decidió salir. En el vehículo quedó el arma, la cual fue recuperada por oficiales en el lugar y tomada como prueba del asesinato.

El homicidio de Selena Quintanilla ocurrió el 31 de marzo de 1995, pero no fue hasta el 23 de octubre de ese mismo año que la mujer fue declarada culpable y en noviembre condenada a prisión perpetua.

Durante el juicio se usó el arma como evidencia de lo ocurrido, pero al terminar este proceso se dio por perdida, debido a que fue sustraída del expediente criminal.

En 2002 la pistola fue encontrada en la casa de un reportero que cubría el juicio de Saldívar. Fue entonces cuando un juez ordenó destruir el arma, que finalmente fue desensamblada para que no pudiera ser reconstruida. Además, arrojada a la bahía de Corpus Christi, donde yace en el fondo del mar.

La reina del Tex-Mex murió en un motel ubicado en Corpus Christi, Texas, lugar que todavía existe. (Foto: Getty Images)
La reina del Tex-Mex murió en un motel ubicado en Corpus Christi, Texas, lugar que todavía existe. (Foto: Getty Images)