Natasha Pérez es la encargada de dar vida a Yolanda Saldivar en "Selena, la serie" (Foto: Netflix)
Natasha Pérez es la encargada de dar vida a Yolanda Saldivar en "Selena, la serie" (Foto: Netflix)

Yolanda Saldívar es una enfermera estadounidense de ascendencia mexicana, que fundó y presidió el club de fans de . Rápidamente se ganó la confianza de la cantante, quien la nombró gerente de sus tiendas de ropa, sin imaginar lo que sucedería el 31 de marzo de 1995.

MÁS INFORMACIÓN: La muerte de Selena Quintanilla, según la serie de Netflix

Ocho meses después, la Reina del Tex-Mex designó a Saldivar como su agente registrado en San Antonio. Pero lo problemas empezaron en 1994, con varios despidos injustificados, quejas de los miembros del club de fans y acusaciones de estafa. Esto sumado al extraño comportamiento de Yolanda provocó que Abraham Quintanilla interviniera.

Él comenzó a investigar y descubrió que ella había malversado más de US$60.000 en cheques falsificados. El 9 de marzo de 1995, la confrontan y despiden, sin embargo la mantienen en la nómina hasta terminar algunas gestiones y debido a que ella conservaba registros bancarios y financieros.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Qué pasó con el padre de Selena, Abraham Quintanilla?
Yolanda Saldívar pasó de ser una enfermera a la presidenta del club de fans de Selena Quintanilla (Foto: Netflix)
Yolanda Saldívar pasó de ser una enfermera a la presidenta del club de fans de Selena Quintanilla (Foto: Netflix)

¿QUÉ PASÓ CON YOLANDA EN “SELENA, LA SERIE”?

En “”, las cosas suceden de manera similar, Yolanda Saldívar entra a la vida Selena como presidenta del club de fans, luego se convierte en la gerente de las tiendas y en la mejor amiga de la Reina del Tex-Mex.

Además, se muestra todo que Abraham Quintanilla hizo para proteger a su hija, confrontó a la enfermera, consiguió los documentos para probar su culpabilidad y le prohibió la entrada a su productora.

MÁS INFORMACIÓN: La verdadera historia de amor de Selena Quintanilla y Chris Pérez

En la serie de , la última vez que ellos se ven, Saldívar amenaza al padre de la intérprete de ‘Amor prohibido’. Aunque Selena se negaba a creer en la traición de su amiga, comprendió que lo mejor era mantenerse alejada de ella.

Sin embargo, una noche Yolanda la llamó pidiéndole ayuda, contó que fue agredida por dos hombres, pero cuando la cantante la llevó al hospital los médicos desmintieron su historia. Decepcionada, Selena simplemente le exige unos documentos financieros de las boutiques.

Yolanda Saldivar aceptó entregarlos, llevó a la famosa cantante al motel donde se alojaba y, aunque eso no se muestra en pantalla, le disparó, provocando que falleciera a los 23 años.

MÁS INFORMACIÓN: Que pasó con Suzette Quintanilla, la hermana mayor de Selena
Yolanda Saldívar se obsesionó con la Reina del Tex-Mex (Foto: Netflix)
Yolanda Saldívar se obsesionó con la Reina del Tex-Mex (Foto: Netflix)

LA VEZ QUE SELENA QUINTANILLA GANÓ UN GRAMMY EN 1994

Selena Quintanilla es para siempre una leyenda en el mundo de la música latina. El 1 de marzo de 1994, la Reina del Tejano se llevó a casa uno de los premios más importantes de su carrera: un Grammy. Selena, que tenía 23 años, ganó el premio por su dinámico álbum Selena Live en la categoría de Mejor álbum Mexicamericano.

Cuando se anunció su nombre, hubo una sonrisa instantánea en su rostro que se mantuvo desde el momento en que dejó su asiento y dejó el escenario después de su discurso. En el escenario, Selena se tomó el tiempo para agradecer a su compañía de administración, su padre y su banda Los Dinos, que contó con sus hermanos.

Fue la parte final de su discurso lo que conmovió a su comunidad. “Me gustaría agradecer a toda mi familia latina”, dijo con orgullo desde el escenario. “Gracias por tener fe en mí. Los Amo. Gracias.” Cuando salió del escenario, Selena se tomó fotos con orgullo con su premio en la mano. No solo ganó con su música, sino que su estilo fue perfecto.

La estrella del Tejano music deslumbró esa noche con un vestido de cristal blanco, con detalles de brillantes que adornaban aún más su silueta. Tanto el trofeo como el vestido brillaron mientras posaba para las fotos después de la ceremonia.