El intérprete europeo quedó prendado de la belleza azteca (Foto: Julio Iglesias; Thalía / Instagram)
El intérprete europeo quedó prendado de la belleza azteca (Foto: Julio Iglesias; Thalía / Instagram)

Hablar de en la década de 1990 es a hacer referencia ineludible a , quien con la saga de melodramas de “María”: “María Mercedes”, “Marimar” y “María la del barrio”, llegó a la palestra de la fama y nunca más salió de ella. La actual esposa de Tommy Mottola no solo encantaba por su capacidad histriónica, sino también por su natural carisma y belleza; aspectos que nunca pasaron desapercibidos para los galanes del espectáculo. Uno de ellos fue el mismísimo intérprete español .

MÁS INFORMACIÓN: Las canciones que Thalía le dedicó al hombre que murió antes de casarse con ella

Desde su aparición en las pantallas a inicios de 1980, , su nombre verdadero, mostró grandes dotes artísticos para el canto y la puesta en escena. Por ello antes de convertirse en la estelar de las novelas de Televisa, destacó como cantante. Primero como integrante del grupo musical Timbiriche, con el que ganó varios reconocimientos y posicionamiento en el mundo del espectáculo, y luego como solista.

Ya en los 90s, Thalía era sinónimo de canto y encanto. Así le llegó la posibilidad de protagonizar la “trilogía” de las “Marías” -entre 1992 y 1995-, producciones que arrasaron en rating no solo en México, sino en todo Latinoamérica y parte de España. Precisamente de ese último país aparecería un nuevo “pretendiente”.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Quién es Sabrina Sakaë Mottola, la hija mayor de Thalía?
La actriz y cantante radica ahora en Estados Unidos (Foto: Thalía / Instagram)
La actriz y cantante radica ahora en Estados Unidos (Foto: Thalía / Instagram)

JULIO IGLESIAS Y THALÍA: SU ENCUENTRO Y EL BESO

En 1996 -y ya con posicionada en el pedestal de actriz de primer orden y cantante con más de un álbum exitoso- Julio Iglesias, quien había colaborado con ella en un tema musical, fue invitado al programa “Siempre en domingo”, que conducía el recordado Raúl Velasco, quien desde un comienzo quiso saber la opinión del madrileño sobre ella, quien también dijo presente en el set.

Una vez que Thalía hizo su aparición, con un vestido blanco aperlado y la sonrisa que le caracteriza, , de 43 años en aquel entonces, quedó pasmado ante su belleza y como todo galán de la vieja guardia no hizo más que cortejarla y ensalzarla.

El momento se puso más intenso cuando se pusieron a interpretar una canción a dúo. La química entre los dos, con gestos, mimos, caricias, empezó a fluir al compás de la sincronía de sus voces. La atracción entre ambos siguió en aumento y fue en ese momento en que Julio Iglesias aprovechó para estampar sus labios en los de ella. Thalía, ligeramente avergonzada y sorprendida, correspondió al acto.

MÁS INFORMACIÓN: La vez que Thalía salvó la vida de Sabine Moussier

“EL BURRO” VAN RANKIN Y LA VEZ QUE THALÍA LO BESÓ

Este tipo de episodios se repitieron en otros escenarios y con otros galanes de turno, y es que Thalía en los 90s encandilaba a cualquier hombre que tuviese enfrente. En otra ocasión asistió al programa “El Calabozo”, que conducían Jorge “El Burro” Van Rankin y Esteban Arce. Allí la actriz derrochó su belleza, carisma, simpatía y sensualidad. Dejando boquiabiertos no solo al público que estaba en el set, sino también a Van Rankin.

Una vez comenzada la entrevista, Thalía empezó a generar química con Jorge “El Burro” Van Rankin, quien no se intimidó y le siguió el juego de coqueteo y galantería, que al final tuvo su recompensa. Para saber y ver la historia completa, haz .

MÁS INFORMACIÓN: La vez que Thalía enfureció a Tommy Hilfiger