Steve Kerr y Michael Jordan no fueron tan amigos desde el inicio en los Chicago Bulls.
Steve Kerr y Michael Jordan no fueron tan amigos desde el inicio en los Chicago Bulls.

Una leyenda como siempre está rodeada de mitos. Y, precisamente, un documental como , que se ve en , es la oportunidad perfecta para repasarlos. En este caso, además del ex jugador de los , involucra a Steve Kerr, compañero de la estrella de la NBA en la temporada 1997-98.

Mira: The Last Dance: estos son los errores del documental sobre Michael Jordan

En ese entonces, Steve Kerr, ahora técnico de los , hizo equipo con Jordan y lograron cosas increíbles. De hecho, fue quien hizo los puntos del título de 1997 gracias a una jugada de Michael Jordan. Sin embargo las cosas no fueron color de rosa desde el inicio.

UN ALTERCADO CON BUENAS CONSECUENCIAS

Michael Jordan, de regreso después de casi dos al basquetball, no solo buscaba restablecerse como el líder del equipo, sino que tanteaba a sus compañeros para ver en quién podía confiar. En el campamento de entrenamiento previo a la temporada 1995-96, Kerr se hartó de las bromas y el tratamiento excesivamente físico de Jordan y comenzó a responder.

Mira: ¿Por qué Michael Jordan es el mejor de la historia?, por encima de LeBron James

“Empecé a responder”, dijo Kerr. “No estoy seguro de que alguien le haya hecho eso antes a Michael. Luego comencé a cometerle faltas. No era para tener algún impacto físico en él, pero ... recibí el balón y él me estaba protegiendo y creo que usé mi brazo, creo que alcé un codo o algo así para alejarlo de mí, y él siguió hablándome. En la próxima jugada, corría por el carril siento algo en el antebrazo, y devuelvo el contacto”, recuerda el ex Chicago Bulls.

Steve Kerr y Michael Jordan.
Steve Kerr y Michael Jordan.

Tras ello, cuenta, Michael Jordan fue tras él. “No tuve ninguna chance. Todo fue caos. Nos estábamos gritando el uno al otro”, detalla. Sus compañeros de equipo trataron de separarlos antes de que todo sea más grande, pero Kerr terminó con un ojo morado. “Aparentemente, me golpearon”, dijo. “Ni siquiera recuerdo haber sido golpeado”.

Mira: ¿LeBron James es una amenaza real al trono de Michael Jordan?

Pero pese a la tensión inicial, al parecer todo trajo una buena consecuencia para Kerr: con esto se habría ganado el respeto de Michael Jordan. En una entrevista para TNT, Kerr dijo que ese pasaje fue una de las mejores cosas que le pudo haber pasado en su relación en el astro de la NBA.

“Para mí, en ese caso, Michael definitivamente me estaba probando, y respondí, y siento que pasé la prueba y luego me respetó más”, dijo Steve Kerr, quien asegura que ese pasaje ayudó de manera positiva a su relación con Michael Jordan. “Probablemente suene extraño, pero creo que debe entenderse en un contexto de una intensa competencia dentro del equipo”, agregó.


TODO BIEN, PERO NO LO RECOMIENDA

Pese a su buen recuerdo de aquel altercado con Michael Jordan, Steve Kerr cree que las cosas hoy son distintas y la interna de un equipo se maneja de otra manera. “Ese tipo de choques eran más frecuente en aquel entonces, la intensidad era otra. Creo que ahora somos más inteligentes al empujar y llevar al límite a nuestros jugadores. No tenemos tantos días de práctica ahora, se trata más de descansar y recuperarse, por lo que no hay tanta competencia”, finaliza.

Mira: “Better Call Saul”: ¿es Kim Wexler la Walter White de la serie?
Steve Kerr en los Chicago Bulls.
Steve Kerr en los Chicago Bulls.

¿QUÉ DIJO FRAZIER SOBRE JORDAN EN “THE LAST DANCE”?

Un clip de 1984 utilizado en la serie documental de 10 partes de ESPN recoge los comentarios que hizo Walt Frazier sobre Jordan. ‘Clyde’ es un exjugador profesional de baloncesto estadounidense de la década de los 70, jugó durante 13 temporadas en la NBA, diez de ellas para los New York Knicks.

Según el clip de Frazier, que forma parte de la serie documental de Michael Jordan, este último no podría llevar un equipo en la NBA, porque no medía siete pies de altura. “Michael debe darse cuenta de que no mide 7 pies, por lo que no llevará un equipo en la NBA”, reveló.

“Se rompió el pie (su segunda temporada), pensé, no sé”, agregó Frazier. “Y estaba teniendo problemas y quejándose porque no podía vencer a los Pistons (1987-88, 1988-89, 1989-90). Estaba llorando, pensó que el gerente general no sabía lo que estaba haciendo. Fue entonces cuando todavía no estaba seguro de si sería capaz de llevar un equipo y dar el siguiente paso. Entonces, de repente, sucedió”.

Michael Jordan, finalmente, llevó a los Bulls a seis títulos en ocho años.

Mira: “La casa de papel”, Gandía: 6 datos sobre José Manuel Poga, el actor que interpreta al villano de la serie

¿POR QUÉ JORDAN ES EL MEJOR DE LA HISTORIA?

1) Mejor anotador de puntos

De las estadísticas que existen para evaluar a un jugador, todas sirven, pero la principal es, guste o no, los puntos anotados. Y ahí es brutal y, sobre todo, constante. Promedió 31.1 en 13 temporadas y elevó ese número en los playoffs (33.4).

fue potencia también en rubros defensivos, como lo demuestra su inclusión en 4 quintetos ideales del año y su nombramiento de 1988 como mejor defensa de la liga.

2) Líder en el clutch en playoff

Bastaría recordar su show final ante los Utah Jazz, en 1998, con robo a Karl Malone y canasta ganadora a solo 6 segundos del pitazo, para hacerlo vencedor del debate, pero no es solo eso. jugó seis finales y las ganó las seis.

Y en las seis fue elegido el MVP de dichos playoffs, es decir, el más destacado de todos los finalistas en pista. Hablamos de un jugador que se mejoraba, y no por poco, en la hora límite.

3) Dominio de una década

Tras seis temporadas de adaptación a la liga, ejerció total control de la en los años 90: hexacampeón en dos tandas (primero del 91 al 93 y, luego de su retiro, del 96 al 98).

En su dominio venció a estrellas que, si no se hubieran topado con él, quizá habrían al menos tenido un anillo: Barkley (Suns), Ewing (Knicks), Malone (Jazz), Stockton (Jazz) y Miller (Pacers), miembros todos del Salón de la Fama.

En su inicio en la ya se había cruzado con Bird (Celtics), Magic (Lakers) y Thomas (Pistons), a los que no paró hasta vencer.

4) Hizo hegemónica a una franquicia

Los Bulls solo fueron candidatos a ganar la con . Antes y después de él, fueron un equipo promedio. En su año 1, los metió a playoff, y en su año 7, los hizo campeones. Con los Bulls, Jordan nunca dejó de ir a la post-temporada. LeBron, con los Cavs desde el 2003-2004 recién llegó a los playoff en su tercera temporada.

A diferencia de otros proyectos, Jordan ganó su primer triplete con unos Bulls formados por tres jugadores provenientes del draft (Armstrong, Grant y Pippen), un pivote intercambiado a Knicks como Cartwright y un sexto hombre especialista como Paxon.

No habían grandes figuras adquiridas como sí ocurrió en su segundo triplete (96-98).

En lugar de irse a otra franquicia para ser campeón, afrontó todo desde su equipo de origen.

5) Un currículo casi perfecto

Superior en la data y en los intangibles, también gana en la trayectoria inmaculada. Su rol de estrella lo hizo ser promotor de una liga que luego de ser popular en los 80 con el duelo Magic vs Bird, se volvió totalmente conocida en el resto del mundo a partir de su arribo a los primeros planos.

La , tal como hoy la conocemos en términos de popularidad, es lo que es gracias a un Jordan que, además, puede presumir de haber sido la cara de dos oros para su país. Campeón olímpico en 1984, como NCAA, y bicampeón en el 92, cuando por primera vez EEUU acudió a un torneo FIBA con cracks NBA.

VIDEO RECOMENDADO

The Last Dance | Tráiler de "El último baile"

TE PUEDE INTERESAR