1 de 8
Hasta mediados de la década de los 90, una de las más arraigadas tradiciones de Año Nuevo era tirar el papel utilizado durante el año a través de las ventanas de los edificios. Nadie sabe de dónde salió esta costumbre, pero todos los oficinistas lo hacían en el último día laborable de diciembre. Postal de 1965. Foto: GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
Costumbres de Año Nuevo

Hasta mediados de la década de los 90, una de las más arraigadas tradiciones de Año Nuevo era tirar el papel utilizado durante el año a través de las ventanas de los edificios. Nadie sabe de dónde salió esta costumbre, pero todos los oficinistas lo hacían en el último día laborable de diciembre. Postal de 1965. Foto: GEC Archivo Histórico

2 de 8
Kilos de papel continuo, copias de libretas electorales, documentos con los nombres aún legibles y, en algunos casos, hasta se tomaban el trabajo de hacer ‘pica-pica' con las hojas inútiles para lanzarlas por la ventana. Postal de 1965. Foto: GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
Lluvia de papeles

Kilos de papel continuo, copias de libretas electorales, documentos con los nombres aún legibles y, en algunos casos, hasta se tomaban el trabajo de hacer ‘pica-pica' con las hojas inútiles para lanzarlas por la ventana. Postal de 1965. Foto: GEC Archivo Histórico

3 de 8
En los años 80 el vacilón del 31 de diciembre era armar un muñeco para quemarlo a las 12 en punto. Un pantalón, un polo y unas zapatillas viejas servían para dar forma al muñeco que llevaría en su interior aserrín o el relleno de una almohada y cohetecillos y ratas blancas. Felizmente esta costumbre, que llenaba de humo las primeras horas del Año Nuevo, quedó en el olvido. Así hicieron su aparición las piñatas del personaje de la farándula o política que más llamó la atención durante el año no precisamente por sus virtudes. Postal de 1981. Foto: GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
Muñeco de barrio

En los años 80 el vacilón del 31 de diciembre era armar un muñeco para quemarlo a las 12 en punto. Un pantalón, un polo y unas zapatillas viejas servían para dar forma al muñeco que llevaría en su interior aserrín o el relleno de una almohada y cohetecillos y ratas blancas. Felizmente esta costumbre, que llenaba de humo las primeras horas del Año Nuevo, quedó en el olvido. Así hicieron su aparición las piñatas del personaje de la farándula o política que más llamó la atención durante el año no precisamente por sus virtudes. Postal de 1981. Foto: GEC Archivo Histórico

4 de 8
Salir a la calle para correr con una maleta 
y así asegurarse un año lleno de viajes o simplemente bailar con la familia son costumbres que extrañaremos este año. Postal de los años 60. Foto: Darío Médico/ GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
A celebrar

Salir a la calle para correr con una maleta y así asegurarse un año lleno de viajes o simplemente bailar con la familia son costumbres que extrañaremos este año. Postal de los años 60. Foto: Darío Médico/ GEC Archivo Histórico

5 de 8
Músicos ingleses reciben el Año Nuevo en las calles de Lima. Postal de 1968. Foto: Darío Médico/ GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
Músicos ambulantes

Músicos ingleses reciben el Año Nuevo en las calles de Lima. Postal de 1968. Foto: Darío Médico/ GEC Archivo Histórico

6 de 8
Las fiestas con gorros graciosos y mucho confeti daban la hora en 1968. Foto: Darío Médico/ GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
¿Bailamos?

Las fiestas con gorros graciosos y mucho confeti daban la hora en 1968. Foto: Darío Médico/ GEC Archivo Histórico

7 de 8
Un abrazo sincero y fraterno no podía faltar entre los vecinos y las vecinas que tomaban la calle para brindar y bailar. Postal de 1961. Foto: GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
El abrazo de la suerte

Un abrazo sincero y fraterno no podía faltar entre los vecinos y las vecinas que tomaban la calle para brindar y bailar. Postal de 1961. Foto: GEC Archivo Histórico

8 de 8
Nuestro reportero gráfico José Michilot documentó cómo fueron las primeras horas de 1972. La plaza San Martín estaba desierta cuando aparecieron estas parejas que salían de una fiesta en el hotel Bolívar. Foto: GEC Archivo Histórico
EL COMERCIO
El cansancio de los danzantes

Nuestro reportero gráfico José Michilot documentó cómo fueron las primeras horas de 1972. La plaza San Martín estaba desierta cuando aparecieron estas parejas que salían de una fiesta en el hotel Bolívar. Foto: GEC Archivo Histórico

“Año Nuevo, vida nueva” dice el viejo dicho popular al que en estos días podríamos agregarle “sin coronavirus”. Para darle nostalgia a esta efeméride presentamos una selección de imágenes tomadas por nuestros reporteros gráficos en diversos finales de año entre la década del 60 y 80; así como, algunas tradiciones que se realizan en estas fechas.

Felicidad y amor

Esta costumbre puede ser de de las menos conocidas, pero seguro tiene sus adeptos. Reunir trece monedas de trece personas diferentes para ser regaladas el mismo 31. De preferencia las monedas deben ser de diferentes épocas. Si desea asegurarse la felicidad y el amor, al llegar a la medianoche arrójelas con la mano izquierda sobre el hombro y a la espalda.

Escobita nueva

Según informaciones de los años 90, las escobas eran el objeto de deseo para el Año Nuevo. La escoba debía ser estrenada a las doce de la noche. La idea era barrer cada rincón del hogar con la esperanza de botar todo lo malo y desterrar las desgracias.

A volar

Dicta la tradición que para viajar todo el año, los supersticiosos recomiendan dar la vuelta a la manzana durante el minuto que marca las cero horas del nuevo año. Se puede hacer solo o en grupo. En la maleta se incluye de todo: pantalones, colonias, camisas, correas, zapatos y hasta el cepillo de dientes.

Prosperidad

En cambio si deseas asegurarte un año próspero se debe seguir la costumbre que tenían los griegos, quienes iniciaban el nuevo año comiendo rápidamente doce uvas, antes de finalizar las doce campanadas, sin tocar las uvas del racimo y evitando comer las que cayeran al piso. A quien hacía esto se le aseguraba un año de abundancia.


TAGS RELACIONADOS