1 de 12
Don Carlos y doña Lucrecia se conocieron en la adolescencia hace 70 años, aproximadamente, en el gobierno de Odria. Comenzaron como amigos y entre las miradas y conversaciones de antaño se enamoraron. Los años de vida juntos se hicieron recuerdos inseparables hasta el día de hoy. Ellos viven una habitación cómoda y llena de fotos en el hogar canevaro. 
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Toda una vida juntos.

Don Carlos y doña Lucrecia se conocieron en la adolescencia hace 70 años, aproximadamente, en el gobierno de Odria. Comenzaron como amigos y entre las miradas y conversaciones de antaño se enamoraron. Los años de vida juntos se hicieron recuerdos inseparables hasta el día de hoy. Ellos viven una habitación cómoda y llena de fotos en el hogar canevaro. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

2 de 12
Cada 14 de febrero ellos renuevan sus votos de matrimonio, como símbolo de amor eterno. Antes de la llegada del coronavirus, ella se vestía de blanco y el enternado se casaban nuevamente jurándose con un beso, el sello de la primera vez. En estos dos años de pandemia, no se pudo hacer las ceremonias de sus votos de matrimonio. Carlos y Lucrecia, esperan con muchas ansias que pase toda esta pandemia para sellar, como todos los años, su voto de nupcias.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Lazos de amor.

Cada 14 de febrero ellos renuevan sus votos de matrimonio, como símbolo de amor eterno. Antes de la llegada del coronavirus, ella se vestía de blanco y el enternado se casaban nuevamente jurándose con un beso, el sello de la primera vez. En estos dos años de pandemia, no se pudo hacer las ceremonias de sus votos de matrimonio. Carlos y Lucrecia, esperan con muchas ansias que pase toda esta pandemia para sellar, como todos los años, su voto de nupcias. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

3 de 12
Don Carlos y doña Lucrecia, no tuvieron hijos. “Esto se debió al destino y porque dios lo quiso así”, me comenta don Carlos, sosteniendo al mismo tiempo la mano de su adorada esposa. Sus mejores anécdotas están plasmadas en los innumerables cuadros de fotos que guardan de cada etapa de sus vidas.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Los recuerdos.

Don Carlos y doña Lucrecia, no tuvieron hijos. “Esto se debió al destino y porque dios lo quiso así”, me comenta don Carlos, sosteniendo al mismo tiempo la mano de su adorada esposa. Sus mejores anécdotas están plasmadas en los innumerables cuadros de fotos que guardan de cada etapa de sus vidas. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

4 de 12
“Dios es amor, no tener rencor. La base es la salud y la confianza es la fortaleza”, me comenta Doña Lucrecia. “El peor enemigo de una pareja es el celo y la cura es saber perdonar, porque todos somos seres humanos con defectos, Perdonar es el éxito para vivir en paz con tu ser amado”, me comenta Don Carlos.  Con un beso en la frente y con los recuerdos plasmados en su habitación se despide la pareja de esposos, más emblemática del hogar canevaro.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
¿Qué es el amor?

“Dios es amor, no tener rencor. La base es la salud y la confianza es la fortaleza”, me comenta Doña Lucrecia. “El peor enemigo de una pareja es el celo y la cura es saber perdonar, porque todos somos seres humanos con defectos, Perdonar es el éxito para vivir en paz con tu ser amado”, me comenta Don Carlos. Con un beso en la frente y con los recuerdos plasmados en su habitación se despide la pareja de esposos, más emblemática del hogar canevaro. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

5 de 12
Don Carlos del Busto de joven siempre fue ingenioso y creativo. Le gusta mucho dibujar y como cada 14 de febrero, a pesar de los tiempos difíciles del Covid – 19 siempre tiene un detalle para su adorable esposa. El no pierde la esencia de su amor hacia ella.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Fiel al detalle.

Don Carlos del Busto de joven siempre fue ingenioso y creativo. Le gusta mucho dibujar y como cada 14 de febrero, a pesar de los tiempos difíciles del Covid – 19 siempre tiene un detalle para su adorable esposa. El no pierde la esencia de su amor hacia ella. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

6 de 12
Los esposos son creyentes de la palabra de dios. Siempre oran y dan consejos a los más necesitados del hogar canevaro. Doña Lucrecia me comenta: “La base del verdadero amor, es dios y la confianza que nos tenemos el uno al otro. No pudimos tener hijos, pero nuestra fe nos hizo seguir adelante hasta el día de hoy”.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Dios nos da aliento siempre.

Los esposos son creyentes de la palabra de dios. Siempre oran y dan consejos a los más necesitados del hogar canevaro. Doña Lucrecia me comenta: “La base del verdadero amor, es dios y la confianza que nos tenemos el uno al otro. No pudimos tener hijos, pero nuestra fe nos hizo seguir adelante hasta el día de hoy”. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

7 de 12
A pesar de su avanzada edad, los esposos nunca fueron ajeno a la tecnología. Tanto Don Carlos, como doña Lucrecia cuentan con una laptop para comunicarse con sus parientes. Ellos tienen whatsapp y hasta los puedes encontrar en tik tok en la siguiente dirección: @beneficenciadelima
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Siempre un paso hacia adelante.

A pesar de su avanzada edad, los esposos nunca fueron ajeno a la tecnología. Tanto Don Carlos, como doña Lucrecia cuentan con una laptop para comunicarse con sus parientes. Ellos tienen whatsapp y hasta los puedes encontrar en tik tok en la siguiente dirección: @beneficenciadelima Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

8 de 12
El hogar canevaro cuenta con habitaciones cómodas y con los protocolos de bioseguridad correspondientes. La pareja de esposos vive acomodados y ordenan su pequeño hogar cada día.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
La habitación.

El hogar canevaro cuenta con habitaciones cómodas y con los protocolos de bioseguridad correspondientes. La pareja de esposos vive acomodados y ordenan su pequeño hogar cada día. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

9 de 12
La pareja de esposos es muy conocida en el hogar canevaro. Tienen muchos amigos de los cuales Don Carlos y doña Lucrecia les ayuda mucho, mediante los consejos y la palabra de dios. La comunicación y el cuidado es la base fundamental en este recinto. 
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Amigos del Hogar.

La pareja de esposos es muy conocida en el hogar canevaro. Tienen muchos amigos de los cuales Don Carlos y doña Lucrecia les ayuda mucho, mediante los consejos y la palabra de dios. La comunicación y el cuidado es la base fundamental en este recinto. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

10 de 12
Don Carlos cuando era joven tuvo un accidente en donde perdió la pierna. Estuvo un año hospitalizado. En ese tiempo Doña Lucrecia le acompaño en esos duros momentos y al año siguiente se casaron. En esa etapa de sus vidas su amor se fortaleció más.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
El accidente

Don Carlos cuando era joven tuvo un accidente en donde perdió la pierna. Estuvo un año hospitalizado. En ese tiempo Doña Lucrecia le acompaño en esos duros momentos y al año siguiente se casaron. En esa etapa de sus vidas su amor se fortaleció más. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

11 de 12
Ahora que la pandemia ha tenido un descenso, los esposos pasean por los diferentes patios del hogar canevaro sin temor al tiempo. Ellos están tranquilos con sus dosis de refuerzo y esperan con mucha tranquilidad que pase toda esta etapa del Covid -19.
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
Una Rutina diaria

Ahora que la pandemia ha tenido un descenso, los esposos pasean por los diferentes patios del hogar canevaro sin temor al tiempo. Ellos están tranquilos con sus dosis de refuerzo y esperan con mucha tranquilidad que pase toda esta etapa del Covid -19. Foto : Jorge.cerdan@photo.gec

12 de 12
El Hogar Canevaro, es un centro de atención de la Beneficencia de Lima. Actualmente, residen más de 340 personas adultas mayores. La finalidad es de mejorar y mantener su estado de salud física y mental, que contribuye a mejorar su calidad de vida. Esta tarea es llevada a cabo a través de un equipo multidisciplinario de profesionales y técnicos en las áreas de medicina, enfermería, psicología, nutrición, trabajo social, terapia física y rehabilitación y administrativas. Para cualquier ayuda o donación este es el siguiente correo: donaciones@beneficenciadelima.org / celular: 999923007
Foto : Jorge.cerdan@photo.gec
El hogar Canevaro.

El Hogar Canevaro, es un centro de atención de la Beneficencia de Lima. Actualmente, residen más de 340 personas adultas mayores. La finalidad es de mejorar y mantener su estado de salud física y mental, que contribuye a mejorar su calidad de vida. Esta tarea es llevada a cabo a través de un equipo multidisciplinario de profesionales y técnicos en las áreas de medicina, enfermería, psicología, nutrición, trabajo social, terapia física y rehabilitación y administrativas. Para cualquier ayuda o donación este es el siguiente correo: donaciones@beneficenciadelima.org / celular: 999923007 Foto : Jorge.cerdan@photo.gec