La muerte de Diana de Gales fue un acontecimiento que tuvo lugar en las primeras horas del 31 de agosto de 1997. (Foto: AFP)
La muerte de Diana de Gales fue un acontecimiento que tuvo lugar en las primeras horas del 31 de agosto de 1997. (Foto: AFP)

Su recuerdo se mantiene vivo. El próximo 1 de julio la princesa hubiera cumplido 60 años. Precisamente para esta fecha se han conocido nuevas revelaciones sobre su muerte en el accidente automovilístico en París. Más de dos décadas después, el doctor que la atendió aquella noche del 31 agosto de 1997 ha contado cómo fue que intentaron salvarle la vida.

Mosef Dahman, de 56 años, es un cirujano especializado en el tratamiento contra la obesidad pero la madrugada de aquel domingo de agosto fue quien recibió a una Lady Di grave. Se hallaba de guardia en el hospital donde fue trasladada tras el accidente y hoy ha contado al diario británico cómo fue que vivió aquella madrugada intentando salvar la vida de la princesa Diana de Gales.

TRIVIA | ¿Qué tanto sabes sobre la reina Isabel II del Reino Unido?

Una de las razones que lo ha motivado a hacerlo es para confrontar las decenas de teorías conspirativas que aseguran que la muerte de Diana de Gales fue producto de un maquiavélico plan. Aquel mes de agosto, Dahman debía haber estado gozando su vacaciones pero ese verano decidió no hacerlo “por la sencilla razón de que mi esposa estaba embarazada. Por ello, trabajé todo el verano”.

MÁS INFORMACIÓN | Diana de Gales: los detalles y secretos de su majestuoso vestido de bodas que hoy es una pieza de museo

El Mercedes Benz en el que viajaba la princesa Diana se estrelló en el túnel del Alma alrededor de las 00:23 de la mañana. Debido a la gravedad de las lesiones, los médicos la trataron durante mucho tiempo en el lugar. Cuando la estaban trasladando al hospital en ambulancia sufrió un paro cardíaco aunque el personal sanitario consiguió reanimarla. Su ingreso en el centro médico fue a las 2:06.

El Mercedes siniestrado en el que perdió la vida Diana de Gales, tras un accidente el 31 de agosto de 1997. (Foto: AFP)
El Mercedes siniestrado en el que perdió la vida Diana de Gales, tras un accidente el 31 de agosto de 1997. (Foto: AFP)

“Estaba descansando [...] cuando recibí una llamada [...] diciéndome que fuera a la sala de emergencias”, cuenta Dahman. “No me dijeron que era Diana de Gales, pero que había habido un accidente grave que involucraba a una mujer joven. La organización del hospital [...] era muy jerárquica. Entonces, cuando recibías una llamada de un colega de alto nivel, eso significaba que el caso era serio”, añadió el cirujano.

“Mi interna estaba en la habitación. Pero estaba en un rincón porque estaba un poco abrumada por la gravedad del momento”. En ese momento, Dahman fue informado de que la paciente a la que debía atender era Diana de Gales. “Para cualquier médico [...] es de gran importancia enfrentarse a una mujer tan joven que se encuentra en esta condición. Pero, por supuesto, más aún si es una princesa”, admite.

La muerte de Diana de Gales acaparó las portadas de los diarios británicos. (Foto: AFP)
La muerte de Diana de Gales acaparó las portadas de los diarios británicos. (Foto: AFP)

La radiografía realizada a Lady Di al momento de su ingreso al nosocomio mostraba una “hemorragia interna muy grave” para la cual se decidió practicarle un drenaje torácico. Pese a ello, la hemorragia no cesó y la princesa Diana continuó recibiendo transfusiones de sangre en la sala de emergencias. Sobre las 2:15 de la mañana Lady Di sufrió otro paro cardíaco, con lo que los médicos decidieron intervenir.

La princesa Diana fue trasladada al quirófano y se siguió explorando de dónde provenía su hemorragia interna. Un desgarro en la vena pulmonar superior izquierda, el punto de contacto con el corazón, fue lo que encontraron. Los cirujanos suturaron la lesión pero el corazón de Lady Di se detuvo. “Probamos descargas eléctricas, varias veces [...] pero no pudimos hacer que su corazón volviera a latir”, indicó.

“Luchamos duro, lo intentamos mucho, realmente muchísimo. Francamente, cuando estás trabajando en esas condiciones, no notas el paso del tiempo. Lo único importante es que hagamos todo lo posible por esta joven”, señaló . Pero nada se pudo hacer por su vida y a las 4 de la mañana el equipo de médicos registró el deceso de la princesa Diana de Gales. “No pudimos salvarla. Y eso nos afectó mucho”.