Enrique de Sussex. (Foto: AFP)
Enrique de Sussex. (Foto: AFP)

Vuelve a revivir uno de los momentos más mediáticos de su vida. En agosto de 2012, salieron a la luz unas fotografías protagonizadas por que causaron polémica en la realeza británica. Por entonces, el hijo menor de Diana de Gales realizó un viaje junto a unos amigos a Las Vegas, que terminó con la filtración de unas imágenes en las que aparecía desnudo.

Hoy, diez años más tarde, la polémica juerga del royal sigue presente en las portadas de los diarios británicos. Una exstripper ha anunciado recientemente que va a poner en subasta la ropa interior que el nieto de la reina llevaba ese día, un escándalo que salpica de nuevo al príncipe Enrique.

La recordada juerga de Enrique

El esposo de Meghan de Sussex se enfrenta a los fantasmas del pasado. La británica Carrie Reichert ha revelado al diario que el próximo 17 de agosto se subastarán unos calzoncillos y un bañador del príncipe Enrique. Las dos prendas las habría utilizado durante su desenfrenante fiesta en Las Vegas. De hecho, ambas prendas se venderán en la Ciudad del Pecado, concretamente en el Hustler Club.

Reichert asegura que posee la ropa interior que el royal se quitó en un juego que compartió junto a sus amigos. De aquí a que el nieto de Isabel II protagonizara las imágenes posando desnudo. Aquellas fotos provocaron un dolor de cabeza en la familia real británica. En el lote que se subasta, también se encuentra el vestido que Reichert usó esa noche. La exstripper espera alcanzar el millón de dólares.

Enrique de Sussex. (Foto: AFP)
Enrique de Sussex. (Foto: AFP)

En agosto de 2012, a sus 27 años, Enrique se trasladó hasta el hotel Encore Wynn de Las Vegas con unos amigos para vivir unos días de desenfreno. Durante su estadía, el grupo de amigos decidió jugar una partida de strip pool en la habitación de su hotel, junto a algunas chicas que habían conocido. El resto es historia. El portal TMZ publicó las imágenes más comprometidas de Enrique.

Reichert ha aprovechado el momento para criticar al nieto de Isabel II. “Es una vergüenza que esté todo serio y malhumorado estos días”, dice la mujer, y le recomienda “soltarse el pelo de vez en cuando”. La protagonista de la polémica subasta agregó que la ropa interior es de color negra y que quiere que sea un recordatorio del viejo “Enrique divertido”.


Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS