Carlos III del Reino Unido y Guillermo de Gales. (Foto: AFP)
Carlos III del Reino Unido y Guillermo de Gales. (Foto: AFP)

Tras la proclamación de como rey, su primogénito no solo se ha convertido en príncipe de Gales, sino que también hereda el título de duque de Cornualles, que hasta hace poco pertenecía a su padre. Junto con el título, Guillermo hereda también el ducado: un área de 52.449 hectáreas, cuyo valor se estima en unos 345 millones de libras, cerca de 390 millones de dólares.

MÁS | La increíble colección de joyas que Camila heredará de la reina Isabel II

Según , el ducado de Cornualles tiene unos ingresos anuales de 21 millones de libras, que pasan de las arcas de Carlos III a las de su hijo. Esta cifra incluye castillos, tierras, granjas y alquileres, por las que el monarca siempre ha pagado impuestos en Reino Unido. Unos impuestos que ahora tendrá que pagar Guillermo, aunque con el dinero de papá, gracias a un resquicio burocrático.

De hecho, entre las propiedades que cambian de manos, se encuentra el castillo de Highgrove, situado en Gloucestershire. Fue adquirido por el ducado de Cornualles en 1980 y elegido como casa familiar de Carlos, que se retiró precisamente aquí durante el luto tras la muerte de la reina Isabel II.

Carlos III del Reino Unido y Guillermo de Gales. (Foto: AFP)
Carlos III del Reino Unido y Guillermo de Gales. (Foto: AFP)

Carlos III tendrá que pagar alquiler a su hijo Guillermo

Como duque de Cornualles, el rey ha sido hasta ahora su propietario y residía en él en virtud de un contrato de arrendamiento de 20 años renovable con el propio ducado. Pero si no quiere mudarse, tendrá que pagar al nuevo duque Guillermo un alquiler de nada menos que 700.000 libras al año.

Pero el ducado de Cornualles no es la única herencia que Guillermo va a tener que gestionar desde ahora. Al parecer, en la reorganización de todas sus propiedades, el rey quiere ceder a su hijo mayor y a su nuera Catalina de Gales una casa de campo del siglo XVII: Frogmore House, situada en Windsor Estate.

Según , el rey Carlos cree que el castillo “es demasiado ruidoso”, por su proximidad con el aeropuerto de Heathrow, y que, para alojarse en un lugar céntrico, prefiere hacerlo directamente en Londres, en el palacio de Buckingham. Por ello, el soberano habría pensado que lo más fácill era “deshacerse” de esta casa pasándosela a su hijo Guillermo.

VIDEO RECOMENDADO

La reina Isabel II y los corgis reales: esta es la historia de los perros que la monarca crio durante toda su vida
La reina Isabel II fue una gran amante de los perros, especialmente de los corgi. La relación entre estos perritos y la monarca tiene más historia de la que muchos se podrían imaginar, pues ella ha llegado a cuidar y educar a 30 animales de esta raza. Conoce en este video la estrecha relación que mantenía la reina con sus mascotas.

Síguenos en nuestras redes sociales: