Enrique y Meghan de Sussex, indignados por unas fotos que se publicaron en 2020. (Foto: AFP)
Enrique y Meghan de Sussex, indignados por unas fotos que se publicaron en 2020. (Foto: AFP)

y se pusieron “furiosos” después de que se les fotografiara al salir de una cita médica tras el aborto espontáneo que sufrió la exactriz en julio de 2020, según afirma una nueva biografía de la pareja. Finding Freedom, escrita por los periodistas de la realeza Omid Scobie y Carolyn Durand, no ha sido autorizada por los , pero trae consigo nuevas informaciones que involucran a la pareja, así como su paso por la familia real británica y todo lo que sucedió tras su decisión de alejarse del Reino Unido.

TRIVIA: ¿Cuánto sabes sobre el príncipe Harry y Meghan de Sussex?

La molestia se debió a raíz de unas fotos publicadas en un diario británico en julio de 2020 y donde se ve a Meghan y Enrique saliendo de una clínica tras el aborto involuntario que la había sufrido. ”Lo que debería haber sido un momento profundamente personal se convirtió rápidamente en la noticia principal [...], donde se les ve entrando en un Cadillac SUV”, según revelan en .

Lo que se desconoce aún es si las fotos fueron registradas inmediatamente después del aborto involuntario de la duquesa de Sussex o durante una cita posterior, pero de todos modos, los duques de Sussex dejaron en claro su indignación por las imágenes y también por el posterior artículo en el mismo diario británico en el que se les criticaba por usar un vehículo “que consume mucha gasolina”.

Enrique de Sussex y Meghan de Sussex. (Foto: AFP)
Enrique de Sussex y Meghan de Sussex. (Foto: AFP)

Pero no ha sido esta la única polémica que se ha hecho pública en esta biografía no autorizada que se publicará el próximo 31 de agosto. También se ha revelado que los duques de Sussex evaluaron la posibilidad de revelar públicamente el nombre de la persona que hizo los supuestos comentarios racistas hacia su hijo Archie, pero que finalmente cambiaron de opinión y decidieron no hacerlo.

Según el diario británico , cuando prepararon la entrevista con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, su intención era “compartir este detalle”. Pero Meghan de Sussex finalmente le dijo a Oprah, con la que mantiene una estrecha amistad, que revelar la identidad de la persona que hizo los supuestos comentarios racistas sobre su primogénito sería “muy perjudicial para ellos”.

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué pasaría si la Reina Isabel II muere?