Oprah Winfrey compartió las cosas que más le sorprendieron de la charla con Meghan y Enrique de Sussex. (Foto: Getty Images).
Oprah Winfrey compartió las cosas que más le sorprendieron de la charla con Meghan y Enrique de Sussex. (Foto: Getty Images).

El 8 de marzo se convirtió en un día que los miembros de la familia real británica, liderados por la reina Isabel II del Reino Unido, jamás olvidarán. Esa fecha fue la elegida por la presentadora Oprah Winfrey para mostrar el entrevista que le realizó a y su esposo Enrique. En ella, la exactriz y el príncipe Harry se mostraron muy abiertos y hablaron de temas delicados, así como el comentario que recibieron sobre el color de piel que tendría su hijo Archie. Con el paso de las semanas, la conductora de “Oprah With Meghan and Harry: A CBS Primetime Special” de CBS reflexionó sobre lo sucedido tras el estreno. ¿Qué dijo?

MÁS INFORMACIÓN | Meghan de Sussex y el príncipe Harry con Oprah: programa trae el recuerdo de la polémica entrevista de Diana de Gales

Según reveló en con Nancy O’Dell para su sitio Talk Shop Live, no imaginó la repercusión que podría tener la entrevista: “No tenía idea de que tendría el impacto reverberante que ha tenido y sigue teniendo. Me preparé mucho para eso”.

Oprah Winfrey también habló sobre los duques de Sussex y dijo que la pareja la sorprendió al mostrarse “abiertos y comunicativos” sobre temas tan fuertes como el racismo, pues Meghan Markle, de 39 años, confesó que hubo “conversaciones con Harry sobre cuán oscura podría ser la piel de (Archie) cuando naciera”.

Los motivos de Meghan y Enrique

La famosa presentadora de 67 años indicó en qué contexto el príncipe Harry y su esposa Meghan accedieron a la entrevista. “Siempre que hago entrevistas con alguien por algo que sea significativo, tengo una conversación con ellos antes (...) Querían poder contar su historia y contarla de tal manera que les permitiera ser lo más sinceros posible”, explicó.

La entrevista al príncipe Harry y a su esposa Meghan Markle con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, fue vista por millones en el mundo. (Foto de OLIVIER DOULIERY / AFP).
La entrevista al príncipe Harry y a su esposa Meghan Markle con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, fue vista por millones en el mundo. (Foto de OLIVIER DOULIERY / AFP).

Razones del éxito

A casi dos meses del estreno, la presentadora indicó que el éxito y gran repercusión mundial de la entrevista a Meghan y Enrique de Sussex se debió a las respuestas que dio la pareja y no tanto a las preguntas que realizó.

“La razón por la que fue una entrevista tan poderosa, en primer lugar, sé cómo hacer preguntas […] Pero ¿qué la hace poderosa? es cuando tienes a alguien más que está dispuesto a ser tan abierto, tan vulnerable, tan sincero como ellos (...) No me doy crédito por eso, me doy crédito por hacer las preguntas, pero la razón por la que la entrevista fue lo que fue, fue porque respondieron de la forma en que lo hicieron”, explicó a Nancy O’Dell.

Otra explicación, según Oprah Winfrey, fue que su equipo de trabajo se comprometió a no filtrar información sobre lo que sucedió el día de la entrevista, lo cual forma parte del “explosivo impacto”. “Fue muy importante para mí que se publicara en el momento en que todos pudieran verlo y que las cosas no se filtraran, que las cosas no se malinterpretaran antes de que ocurriera la entrevista (...) Cuando terminamos de hacer la entrevista de 3 horas y 20 minutos, me paré y le dije al equipo: ‘Todos sabemos lo que se dijo aquí y lo importante que es tener la confianza de la gente que acaba de compartir eso, así que espero que no salgan al mundo y compartan lo que ha sucedido aquí’, y nadie lo hizo”, aseguró.

La reveladora entrevista causó más de un inconveniente en la realeza y el príncipe Guillermo de Cambridge defendió a los herederos de Isabel II del Reino Unido indicando que “No somos una familia racista”. Una fuente cercana a la corona indicó a The Sun que la monarca “no está enojada, solo está triste” tras escuchar a su nieto y esposa y la familia real británica decidió ocultar el hecho a Felipe de Edimburgo, quien estaba hospitalizado y murió un mes después. Este último suceso hizo que Enrique viaje desde Estados Unidos para acompañar a la familia real británica en el funeral.