El príncipe Guillermo y Catalina de Cambridge. (Foto: AFP)
El príncipe Guillermo y Catalina de Cambridge. (Foto: AFP)

Un hecho que no pasará desapercibido. Este jueves 1 de julio los ojos del mundo estarán puestos sobre los príncipes y , que se reencontrarán, en un contexto de máxima tensión entre ambos, en un evento que promete ser emotivo. Está previsto que ambos develen una estatua en los jardines de Kensington en honor a su madre, Diana de Gales, en el que hubiera sido su 60 cumpleaños. ¿Qué ocurrirá?

TRIVIA | ¿Cuánto sabes sobre el príncipe Guillermo y Catalina de Cambridge?

Ya se sabía que no viajaría al Reino Unido junto al príncipe Enrique para estar presente en esta ceremonia, como tampoco asistió al funeral de Felipe de Edimburgo. Se excusó por su avanzado embarazo y, ahora, por su reciente maternidad. Sin embargo, otra ausencia ha llamado la atención de la prensa británica: tampoco asistirá . Pero, ¿Cuál es su excusa?

La esposa del príncipe Guillermo, que en el funeral del duque de Edimburgo estuvo junto a los hermanos y que se creía que podría ser la mediadora entre ambos, no forma parte de la lista de invitados. La pandemia ha obligado a la Corona británica a reducir la lista y se ha confirmado que solo acudirán algunos miembros de la familia Spencer y el equipo de expertos encargados de la estatua.

“Creo que mantener una lista de invitados reducida es la excusa perfecta para que se mantenga alejada. Guillermo está harto del drama y Catalina no necesita verse envuelta en esto”, ha indicado una fuente cercana a la familia real británica a la revista . “Guillermo está decidido a que el drama de los Sussex no eclipse este importante momento de recuerdo a su madre”, ha añadido el experto.

Por otra parte, la revista ha revelado que Guillermo y Catalina harán una visita privada familiar junto a sus tres hijos al monumento antes de la inauguración. “Enrique todavía estaría en cuarentena en el momento en el que la hagan”, señala. El duque de Sussex está en una cuarentena de cinco días en Frogmore House, la casa donde residía con Meghan cuando aún vivían en Londres.