Anciana estuvo en prisión 3 meses porque Policía creyó que algodón de azúcar que llevaba era droga

Dasha Fincher, ciudadana de Georgia, Estados Unidos, ha iniciado una demanda contra los agentes que la encarcelaron y contra la empresa fabricante del detector de drogas que dio el erróneo resultado

Detenida 3 meses porque policía creyó que algodón de azúcar era droga

Tuvo que estar en prisión 3 meses tras no poder pagar la fianza impuesta por las autoridades de 1 millón de dólares. (Foto: Referencial/Pixabay)

Tuvo que estar en prisión 3 meses tras no poder pagar la fianza impuesta por las autoridades de 1 millón de dólares. (Foto: Referencial/Pixabay)

Dasha Fincher es una mujer de Georgia, Estados Unidos, que fue apresada debido a que tres oficiales afirmaron, tras una prueba, que la sustancia azul encontrada en el automóvil en el que viajaba dio positivo para metanfetamina. Sin embargo, un análisis realizado tiempo después arrojaría un impensado resultado que enmudeció a todos los involucrados.

Era diciembre de 2016 cuando el coche en el que se movilizaba fue detenido. Los oficiales le preguntaron al conductor si podían registrar el vehículo y, luego de algunos segundos, dieron con "una bolsa de plástico transparente grande que contenía una sustancia azul clara y de forma esférica", según la demanda.

Fincher y su pareja le explicaron a los agentes que era una bolsa de algodón de azúcar azul, pero ellos decidieron comprobar lo dicho con una prueba que terminaría arrojando positiva para metanfetamina.

Tras ser acusada de tráfico de drogas, la mujer pasó tres meses encarcelada debido a que no pudo pagar la fianza de un millón de dólares que le habían impuesto las autoridades de su ciudad. 

No obstante, en marzo de 2017 se emitió un informe que decía que no había "sustancias ilegales" en la materia azul. Los resultados se hicieron públicos y los fiscales que veían su caso retiraron los cargos en contra de Fincher, pero no pudieron evitar que ella presente cargos contra el Condado de Monroe y contra los tres oficiales involucrados en el encarcelamiento injustificado. "Quiero que paguen por lo que me hicieron", aseguró.

La mujer aseguró que durante su estancia en prisión perdió momentos muy importantes de su vida familiar como el nacimiento de dos nietos gemelos. Asimismo, se le negó la atención médica por una fractura en la mano y un quiste ovárico. 


Tags Relacionados:

Historias

Estados Unidos

Drogas

IrMundial 2018