Nupur Gupta y Attila Bosnyak, protagonista de la historia. (Foto: Instagram)
Nupur Gupta y Attila Bosnyak, protagonista de la historia. (Foto: Instagram)

Nupur Gupta se acercaba al final de una temporada de dos semanas enseñando en un retiro de yoga en la India. Era febrero de 2019 y el clima era agradable en las playas del estado de Goa. El mar atraía a cualquiera. Entre una sesión de yoga y otra, Gupta siempre se daba un tiempo para refrescarse. Nunca imaginó que la experiencia que estaba a punto de vivir cambiaría su vida.

MÁS INFORMACIÓN: Un profesor obligado a vender su auto descubre que sus exalumnos se lo han comprado y se lo devuelven

Ese día nadó más lejos de lo que solía hacerlo. Cuando se percató de la fuerza de la corriente, era muy tarde. El agua había empezado a arrastrarla. Al principio intentó no asustarse. “En algún momento supe que, si seguía nadando continuamente y con constancia, podría lograrlo”, cuenta a CNN Travel.

Cada vez que Gupta braceaba y pataleaba más rápido, la corriente la arrastraba y luchaba por volver a la superficie, jadeando. “Entonces vi a un hombre que se acercaba a mí”, comentó. Se trataba de Attila Bosnyak, un asesor financiero de unos cuarenta años de Hungría pero que vive en Holanda

Coincidentemente, Bosnyak era alumno del retiro de yoga de Gupta, donde, dice, había estado intentando “desconectarse del ajetreo y la presión del trabajo y del invierno holandés”. Gupta no enseñaba al grupo de principiantes de Bosnyak, así que nunca se habían dirigido la palabra.

Attila salvó a Nupur de ahogarse y se terminaron enamorando. (Foto: Instagram)
Attila salvó a Nupur de ahogarse y se terminaron enamorando. (Foto: Instagram)

Bosnyak era un nadador relativamente experimentado, así que no guardó la calma y empezó a dirigirse hasta ella, pero le costaba alcanzar a Gupta ante la fuerte corriente. “Se acercó mucho a mí para tomarme de la mano y sacarme, pero justo en ese momento el océano me arrastró, cuenta Gupta.

Fue entonces cuando Bosnyak se dio cuenta de que, aunque pudiera sujetar la mano de Gupta, no era lo suficientemente fuerte como para llevarla de vuelta a la orilla él solo. Mirando a su alrededor, vio un grupo de rocas cercanas que bloqueaban a Gupta y Bosnyak de la vista de cualquiera en la orilla.

Bosnyak pensó que si podía subirse a una de ellas, podría hacer señas y llamar a un socorrista, pero existía el riesgo de chocarse contra una de las rocas. “Así que intenté hacerlo con cuidado”, recuerda Bosnyak. “Pero realmente no pude, así que dos, tres, cuatro veces fui empujado a la roca por la ola”.

Gupta pensó que su salvador estaba en igual problemas que ella. “Fue entonces cuando entré en pánico”, dice, recordando que pensó: “¿Y si la ola me tira a la roca y me golpeó la cabeza?”. Finalmente, Bosnyak consiguió subirse a una roca y alerta a un socorrista, que salió en su ayuda inmediatamente.

El socorrista ayudó a Gupta a volver a la playa, mientras Bosnyak seguía nadando. No fue hasta que Bosynak llegó a la orilla cuando se dio cuenta de que estaba sangrando. “Sobre todo la espalda y los muslos, por los arañazos, y los dedos, porque había intentado agarrarme a la roca”, recuerda.

“Se me encogió el corazón cuando lo vi, porque enseguida me di cuenta de lo que este hombre hizo para ayudar a alguien, lo hizo para ayudarme a mí, dice Gupta. Mientras Bosynak, cansado, se desplomaba sobre la arena, Gupta corrió para comprar alcohol y un helado de chocolate.

De vuelta a la playa, Gupta empezó a atender las heridas de Bosnyak. Entonces le entregó el helado y él sonrió agradecido. “Algo cambió, para mí, en ese momento”, recuerda. “Hubo un clic en mi corazón en alguna parte”. Bosnyak también lo sintió, incluso mientras yacía allí, sangrando. “Fue un momento mágico”, dice.

Tras la experiencia se reencontraron ese mismo día en la cena. Hablaron de sus vidas, de lo que les había llevado a Goa, y rápidamente se dieron cuenta de lo bien que se llevaban, charlando hasta tarde. Allí empezó una bonita relación con altibajos que terminaría en un matrimonio el 21 de marzo de 2020, fueron la última pareja en casarse antes de decretarse el confinamiento por la pandemia.

La salvó de ahogarse y se terminaron casando. (Foto: Instagram)
La salvó de ahogarse y se terminaron casando. (Foto: Instagram)

TAGS RELACIONADOS