Módulos Tomas de Canal

China: joven que vendió su riñón para comprar un iPhone y hoy es discapacitado

El chino Xiao Wang terminó conectado a una máquina de diálisis para poder vivir, al sufrir complicaciones tras la intervención quirúrgica clandestina

Xia Wang - Riñón - iPod

Xiao Wang terminó conectado a una máquina de diálisis para poder vivir, al sufrir complicaciones tras la intervención quirúrgica clandestina. El joven chino vendió su riñón cuando tenía 17 años.

Difusión

Xiao Wang, hombre oriundo de China, se hizo famoso en todo el mundo al ser protagonista de una noticia desconcertante: fue capaz de vender uno de sus órganos para poder comprar un iPhone y un iPad.

En 2011, cuando Wang tenía 17 años, recibió una importante suma de dinero por la venta de uno de sus riñones. Por ese entonces, el joven añoraba tener un iPhone 4, pero su situación económica le imposibilitaba adquirir el dispositivo, por lo que recurrió a la drástica medida antes citada.

Según reporta el diario español ABC, el joven descubrió que podía seguir viviendo solo un riñón, por lo que logró contacar a una clínica clandestina, logrando cerrar la venta del órgano por unos 3.000 dólares. Todo ello lo hizo sin el conocimiento de sus padres.

Lo que nunca imaginó el joven chino fue que su decisión tendría un impacto permanente sobre su vida y sobre la de su familia.

Tras la intervención, Xiao Wang sufrió una insuficiencia renal severa provocada por una infección en el riñón restante, la cual habría sido causada por las condiciones precarias en las que fue operado. Pese a que intentó ocultar el hecho a sus padres, el estado de su salud lo terminó poniendo en evidencia.

Poco después, el muchahco terminó conectado a una máquina de diálisis, sin la cual no podía mantenerse con vida. Tan grave era el estado del chino, que requería de asistencia a tiempo completo.

Los intermediarios y los médicos responsables de la extracción del riñón fueron condenados a entre tres y cinco años de cárcel en China. La familia de Wang, que debió enfrentar terribles gastos para poder pagar por los cuidados del joven, recibió una indemnización que ronda los 200.000 dólares.

Al final, el precio a pagar ha sido demasiado alto y muchos han visto este caso como un indicador de los efectos perjudiciales que pueden traer la publicidad y marketing, cuando los modelos aspiracionales que presentan son asumidos de forma extrema. Por lo pronto, Xiao Wang deberá pasar el resto de su vida conectado a una máquina.

Tags Relacionados:

China

iPhone

IrMundial 2018