Módulos Tomas de Canal

Conoce la historia de 'Rowley', un perro guía que fue discriminado por el color de su pelaje

Una mujer le pidió a la dueña del can, que la asiste debido a la discapacidad visual que padece, que lo bajara del bus en el que viajaban porque "los perros guía son labradores amarillos y no negros" como su mascota.

Perro guía discriminado por su pelaje de color negro

'Rowley' es un perro de raza Labrador de dos años y asiste a su dueña en la mayoría de sus tareas diarias. (Foto: Megan Taylor/Liverpool Echo)

'Rowley' es un perro de raza Labrador de dos años y asiste a su dueña en la mayoría de sus tareas diarias. (Foto: Megan Taylor/Liverpool Echo)

Historias | El perro guía de una joven con discapacidad visual en Inglaterra fue víctima de discriminación por parte de una mujer que le pidió a su dueña que lo “bajara de una maldita vez” del bus en el que viajaban porque, a su entender, su mascota no podía ser una de servicio debido al oscuro color de su pelaje.

Todo ocurrió cuando una mujer empezó a hostigar a Megan Taylor, de 22 años, diciéndole que ‘Rowley’, su perro de raza Labrador, no era un verdadero perro lazarillo. Cuando ella intentó explicarle que sí le era de ayuda, esta persona sin identificar la llamó “mentirosa” porque los “perros guía son labradores amarillos y el tuyo es negro”.

“Intenté explicarle que los perros guías y de asistencia pueden ser de cualquier color y no necesariamente tienen que ser Labradores, aunque ‘Rowley’ sí era de esa raza. Ella me dijo que estaba equivocada. En ese momento decidí que no había nada que podía decirle para hacerla cambiar de parecer y que no valía la pena”, dijo Taylor al diario Daily Mail.

“En vez, elegí ignorarla mientras ella seguía hablando cosas sin sentidos”, añadió la dueña de ‘Rowley’, que a sus escasos dos años la ayuda con muchas de sus tareas diarias que incluyen llevarla en el transporte público, recoger objetos que se le caigan, ayudarla a desvestirse, desatar los cordones de sus zapatos e incluso vaciar el lavaplatos.

‘Rowley’ es el segundo perro de asistencia que Megan tiene desde el episodio de ceguera que le dejó una herida en la cabeza sufrida a la edad de 15 años, que también le ocasionó pérdida de la audición, trastorno del equilibrio, ataques de desmayo y vértigo. Ella asegura que a menudo es hostigada y blanco de burlas en el transporte público.

“No creo que alguna vez haya tenido un viaje libre de estrés en el transporte público y esa es la razón por la que me pongo tan nerviosa cada vez que lo uso. Algunas veces hasta me han escupido, hecho tropezar o empujado a un lado acusada de ser “otra joven borracha” por mis desvanecimientos a causa de mi condición cardiaca y desorden neurológico”, añadió.

“Intento mantenerme positiva y no dejar que incidentes como el que ocurrió me hagan sentir mal porque no me siento avergonzada de mi discapacidad. Pese a esas experiencias negativas, sé que esas personas son una minoría ya que el resto son de buen corazón y amables”, finalizó Megan, quien tiene en ‘Rowley’ a un gran apoyo.

Tags Relacionados:

Inglaterra

mascotas

IrMundial 2018