Lo adoptaron siendo un recién nacido y se reencontró con su madre después de 40 años. (Foto: Brut India / YouTube)
Lo adoptaron siendo un recién nacido y se reencontró con su madre después de 40 años. (Foto: Brut India / YouTube)

David Kildendal Nielsen, un hombre indio de 40 años, fue adoptado por una pareja danesa cuando tenía apenas 16 meses de nacido. En 2013, sintió la urgencia de conocer más sobre su pasado al no tener muchos detalles. De esta forma, inició una búsqueda que terminaría cambiando su vida para siempre.

En febrero de aquel año, envió sus documentos de adopción a una amiga suya que estaba en la India y que lo iba a ayudar en su misión de encontrar a sus progenitores. “Rápidamente nos dimos cuenta de que necesitábamos la ayuda de alguien que conociera Chennai”, dijo el hombre, según consigna el medio .

Luego, se puso en contacto con un abogado que había hecho trabajos de adopción en esa ciudad durante 1980 y 1990. “Después de pasar toda mi vida pensando que solo era yo en Dinamarca, ¡descubrí en la primavera de 2013 que tenía un hermano! Lo conocimos unos meses después”, recordó David.

El tiempo pasó y el hombre no pudo avanzar más en su búsqueda. Tras ello, se puso en contacto con Against Child Trafficking (ACT), una ONG que lucha contra el tráfico de niños a través de adopciones internacionales y que ha ayudado a muchas personas a reencontrarse con sus padres biológicos.

En otoño de 2017, seis meses después de que se hicieron cargo del caso, los representantes de la ONG recibieron una serie fotos de parte de un pastor que estuvo a cargo del orfanato en el que estuvo David.

En las imágenes, se podía ver a una mujer que se asemejaba mucho a él. “Pude ver de dónde saqué mis labios y mi nariz”, señaló.

Semanas después, David pudo hablar por videollamada con Dhanalakshmi, la persona que, según lo investigado, sería su madre.

“¡Unos minutos después de la llamada, se desmayó! Estaba muy encantada de saber finalmente acerca de su hijo. Ella nunca quiso renunciar a nosotros”, recordó.

Finalmente supo cómo terminó en Dinamarca

De esta forma, David descubrió que Dhanalakshmi y su esposo Kaliamoorthy vivían en Chennai en los años 80. Ella fue obligada por su esposo a enviar a sus hijos al orfanato en noviembre de 1978 y, poco después, se quedó sola.

Si bien los visitaba regularmente, un día se sorprendió al descubrir que ambos habían dejado el orfanato. “Ella nos quería de vuelta y no sabía qué hacer. Fue un alivio para mí escuchar esa historia de mi madre. Y poder decirle que he tenido una buena vida en Dinamarca. Me alegro de que esté viva y bien”, indicó David.

El hombre, que trabaja en un banco y tiene esposa e hijos, agregó: “Mi próximo paso es traer de vuelta a mi esposa e hijos para que puedan conocer a su abuela. Pueden llegar a conocer su herencia india y tener una idea de la cultura. No solo para mí, siento que también es importante que mis hijos conozcan sus raíces indias”.

“Estoy tratando de reconstruir lentamente mi identidad india. En cierto modo, se podría decir, me quitaron la identidad: me dieron un nombre, una religión y un idioma nuevos. Mi objetivo ahora es recrear mi identidad”, concluyó David, cuya historia llegó a la televisión local.

TAGS RELACIONADOS