El dolor de espalda de Jeremy Baggott resultó ser mieloma múltiple. (Foto: Kerry Baggott / Facebook)
El dolor de espalda de Jeremy Baggott resultó ser mieloma múltiple. (Foto: Kerry Baggott / Facebook)

El esposo de Kerry Baggott falleció tras una larga y complicada . A un año de su partida, ella reflexionó sobre lo sucedido y dio detalles del caso, en un intento por alertar a otros sobre los síntomas de esta enfermedad que se ha llevado la vida de muchas personas a lo largo de todo el mundo.

La mujer, de, cuenta que todo empezó cuando Jeremy le dijo que sentía un punzante dolor en la espalda, pero al tratarse de un hombre de 46 años “en forma y saludable”, la pareja creyó que la dolencia era algo pasajero y que desaparecería con los días.

“Realmente estaba más en forma que nunca, solo tenía un poco de dolor de espalda que pensamos que era normal para alguien de su edad”, dijo Kerry en conversación con .

Sin embargo, las molestias empeoraron y se volvieron constantes, lo que obligó a Jeremy a usar una tabla de inversión durante años.

“Me dijo que los médicos pensaban que tenía algún tipo de artritis”

Al ser llevado al médico, le dijeron que se había torcido algunos músculos, pero el dolor continuó, por lo que el hombre se hizo análisis de sangre y resonancias magnéticas.

“Tenía un bulto en la clavícula, dolor en los brazos y hombros y tenía un montón de resonancias magnéticas que no habían detectado nada importante”, relató Kerry.

Los médicos le llegaron a decir que su intenso dolor de espalda podría deberse a una artritis. (Foto: Kerry Baggott / Facebook)
Los médicos le llegaron a decir que su intenso dolor de espalda podría deberse a una artritis. (Foto: Kerry Baggott / Facebook)

El tiempo pasó y, un día en que Kerry se encontraba recogiendo a sus hijas de la escuela, recibió una llamada de Jeremy después de una cita médica.

“Me dijo que los médicos pensaban que tenía algún tipo de artritis. Recuerdo las palabras que salieron de mi boca, dije ‘tomaremos eso, no es como si fuera leucemia o algo así’”, recuerda. “Le pusieron esteroides fuertes y, a medida que pasaban las semanas, era literalmente como ver a un hombre desmoronarse. Fue horrible, tenía úlceras masivas en la lengua y en unos días ni siquiera podía tomar una taza de té”.

Diagnosticado con cáncer

Una nueva resonancia reveló que habían agujeros en su cuerpo. Kerry recuerda que el brazo derecho de su esposo prácticamente había desaparecido.

“Fue entonces cuando descubrimos que era mieloma. Las células cancerosas habían atravesado los huesos y era como si sus huesos fueran tuberías de agua con fugas“, dijo.

Jeremy finalmente fue diagnosticado con cáncer en marzo de 2018. Tenía una clavícula rota, seis costillas rotas, numerosas infecciones y el hueso de la parte superior del brazo derecho se había desintegrado por completo.

Rápidamente, se sometió a una cirugía, radioterapia y varios sesiones de quimioterapia, además de un trasplanta de células madre. Por bastante tiempo, mostró señales de haberse recuperado. Lamentablemente, recayó inesperadamente en septiembre de 2020 y falleció solo dos meses después, el 27 de noviembre, al lado de Kerry y sus hijas.

“Si bien la vida es increíblemente dolorosa en este momento, y probablemente siempre lo será hasta cierto punto, las niñas y yo estamos decididas a que, para Jeremy, debemos vivir nuestras mejores vidas, de lo contrario, el mieloma también nos habrá matado y no merece la pena”, contó la mujer.

El caso de Jeremy fue dado a conocer para alertar a otros sobre las señales de esta afección que es difícil de detectar. (Foto: Kerry Baggott / Facebook)
El caso de Jeremy fue dado a conocer para alertar a otros sobre las señales de esta afección que es difícil de detectar. (Foto: Kerry Baggott / Facebook)

Ahora, Kerry y sus hijas recaudan fondos para , una organización benéfica contra el cáncer de sangre. Su objetivo es evitar que otras personas pasen por una situación similar a la suya y que identifiquen los síntomas de manera oportuna.

“Puede que sea demasiado tarde para ayudar a Jeremy, pero no es demasiado tarde para otros. Mi sueño es que algún día se encuentre una cura para esta horrible enfermedad que destrozó a mi familia. Mientras tanto, no puedo sentarme y no hacer nada”, declaró Kerry. “La recaudación de fondos ha ayudado a nuestro dolor hasta cierto punto. Sentimos que estamos creando algo positivo a partir de algo tan negativo. Y nos ayuda a mantener viva su memoria”.

“Jeremy era un hombre muy divertido y positivo. Queremos continuar en esa línea si podemos”, concluyó.


TAGS RELACIONADOS