La familia Ashman acudió a este complejo para disfrutar de sus vacaciones, pero terminaron viviendo un momento aterrador. | Foto: Peter Ashman
La familia Ashman acudió a este complejo para disfrutar de sus vacaciones, pero terminaron viviendo un momento aterrador. | Foto: Peter Ashman

Lo que pensaron sería unos inolvidables días de vacaciones, terminaron siendo una terrible pesadilla. Peter Ashman, conductor de autobús de 42 años, y su familia, alquilaron un departamento en el complejo Pontins Prestatyn Sands Holiday Park de Gales durante cuatro días, pero se llevaron una desagradable sorpresa al encontrar las deplorables condiciones en la que estaba la propiedad. La historia se volvió viral en Facebook y demás redes sociales.

Peter abonó cerca de 345 dólares por su estadía. Viajó el 20 de agosto al lugar junto a su pareja Kimberley Bevin de 39 años y sus hijos Leland y Alex de 13 y 11 años, respectivamente, sin embargo en el lugar hallaron excrementos, prendas íntimas usadas, muebles en mal estado y suciedad por doquier.

LEE TAMBIÉN:

“Había leído reseñas y algunas personas hablaban sobre lo bonito que era y que no habían tenido ningún problema y otras decían que era horrible, pero soy de mente abierta y le otorgué el beneficio de la duda”, contó Ashman al portal Birmingham Live.

La familia llegó al establecimiento cerca de las 11.30 de la mañana y recién realizó el check-in a las 16 horas. “Decidimos echar un vistazo al complejo y entramos en un salón y básicamente debías limpiarte los pies al salir. El hedor era rancia. Estaba anticuado, sucio y las cosas se pegaban a la alfombra”, contó el padre de familia.

“Por el COVID mi novia trajo toallitas blancas para limpiar las superficies: quedaron negras al utilizarlas. El sofá cama estaba roto y sucio. Sufro de dolor de espalda y no podía dormir en el sofá o en la cama porque no me adaptaba”, aseguró Peter Ashman.

Pero eso no fue todo, según el relato del hombre de Reino Unido, debajo de las escaleras exteriores que daban acceso al departamento encontraron sábanas manchadas de excrementos. “La escalera no era segura, estaba resbaladiza, todos los pasamanos se caían a pedazos por el óxito. El exterior de la habitación se encontraba sucio, como si nunca se lo hubieran limpiado”, añadió Ashman al mencionado portal.

El turista trasladó su molestia al encargado del complejo, pero este solo le ofreció el libro de reclamaciones: “no me ofreció otro apartamento. Le dimos la oportunidad de rectificarse, pero nos dijeron que no podían hacer nada porque estaban completos y que trasladáramos el problema a su departamento de reclamos”.

Tras una noche de pesadilla, Ashman y su familia decidieron hospedarse en otro lado y ahora espera recibir un reembolso del dinero que gasto. “El lugar es vil, ¿dónde se gasta el dinero? Uno pensaría que un complejo grande como Pontins tendría estándares más altos debido al COVID, aunque no parece importarles”, añadió.

Te puede interesar: