Módulos Tomas de Canal

Llevan a su hija moribunda para poder donar sus órganos y salvar a otros bebés

Krysta Davis y Derek Lovett pasaron una semana con su hija enferma Rylei antes de que falleciera. Decidieron donar sus órganos para que otros bebés puedan salvarse

Difícil decisión que tuvieron que tomar. Krysta Davis tenía 18 semanas de embarazo de su hija, Rylei Arcadia Diane Lovett, cuando le dijeron que la bebé tenía una anormalidad. Poco después, a Rylei se le diagnosticó anencefalia, una condición rara en la que a un bebé le faltan partes del cerebro o del cráneo. La conmovedora historia se viralizó en Facebook

Los médicos le dijeron a Davis, de 23 años, y a su novio, Derek Lovett, de 26, que Rylei probablemente no viviría más de 30 minutos después del nacimiento.

▷ Mujer descubre que su actual pareja le salvó la vida hace 11 años

"Definitivamente fue impactante. Fue una gran angustia saber que habíamos abortado previamente y estábamos teniendo complicaciones con este embarazo. Fue realmente difícil asimilarlo", contó Davis, de Cleveland, Tennessee, a la revista People, recordando su aborto involuntario en 2017.

Los médicos le dieron a Davis dos opciones: inducir el parto de inmediato o llevar al bebé a término y donar los órganos del niño.

"[El doctor] dijo que los bebés con anencefalia no tienden a sobrevivir al parto y mucho menos a cortar el cordón. No había ninguna posibilidad que ella pudiera sobrevivir sola por mucho tiempo, si es que lo lograra", dice.

▷ Nastasia Urbano, de cotizada top model de pasarelas a dormir en las calles de Barcelona

"Decidimos que incluso si no pudiéramos llevar a nuestra hija a casa, ninguna madre tendría que pasar por lo que íbamos a pasar".

Entonces, Davis llevó a Rylei a término, entregando a su bebé en Nochebuena a las 40 semanas y dos días.

"Ella salió mirando las estrellas. Ella nació boca arriba", dice Davis. "Fue el sentimiento de amor más abrumador que he sentido en mi vida. Poniendo los ojos en ella, nunca supe que podía amar tanto a alguien. Fue una locura".

Entonces, Rylei sorprendió a todos. La bebé enferma sobrevivió durante toda una semana después de su nacimiento. Davis, Lovett y Rylei pasaron ese tiempo en el hospital juntos hasta que el bebé tomó su último aliento en la víspera de Año Nuevo.

"Fue absolutamente increíble, ya que el hecho de saber que quizás tengamos 30 minutos con ella a lo sumo a una semana con ella fue más de lo que podríamos haber esperado o imaginado", señaló Davis a la menciona publicación.

"Fuimos capaces de encajar toda una vida de amor en esa semana con ella que no se prometió comenzar. Ella sólo sonrió todo el tiempo. Ella era una bebé tan buena".

Davis notó que Rylei no había llorado en absoluto durante su semana de vida. Pero en su último día, ella dejó escapar un pequeño sollozo cuando su oxígeno se volvió demasiado bajo.

"Es como si ella estuviera luchando para darnos más tiempo. Fue increíble", cuenta la mamá sobre Riley. "Ella sorprendió a todos al estar viva durante esa semana".

Después de que Rylei murió, sus válvulas cardíacas se donaron a dos niños y sus pulmones fueron entregados a un hospital de investigación.

"Ha sido muy difícil llegar a un acuerdo con el hecho de que ella realmente se ha ido. Pero también ha sido un gran mes en el que tenemos que compartir su historia", dice Davis. "Ha ayudado mucho poder ayudar a otras mujeres en nuestra situación y escuchar sus historias. Reconforta nuestros corazones el saber que [la vida de Rylei] le dará a otros dos bebés una segunda oportunidad en la vida".


Tags Relacionados:

Historias

Estados Unidos

Facebook

IrMundial 2018