Módulos Tomas de Canal

Brynjar, el niño que construyó una gran réplica del Titanic con fichas de Lego

El menor, que tiene autismo, saltó a la fama en Facebook y otras plataformas por construir, con ayuda de su familia, la réplica más grande de la famosa embarcación

¡Es un genio e inspira a todos con su historia! Se define a sí mismo como el ‘constructor del Titanic de Lego’ y no existe razón alguna para cuestionarlo. Brynjar Karl (16) es un adolescente islandés que hace unos años se hizo popular por haber construido – la que es hasta ahora – la réplica más grande del recordado Titanic, el mítico trasatlántico británico que se hundió en 1912, empleando para ello piezas de Lego. Ha pasado el tiempo y la historia de este joven talento ha vuelto a cobrar protagonismo en las redes, especialmente en Facebook, por una interesante razón.

Cuando apenas tenía 10 años, Brynjar, quien presenta un grado de autismo, se interesó por los barcos y todo lo que tenga que ver con la navegación marítima. Si bien en un principio se mostró fascinado por los trenes, todo cambió después que su abuelo lo llevó a pescar en un bote. Fue en ese momento que el pequeño se mostró entusiasmado por conocer todo acerca de los barcos y comenzó a investigar al respecto.

Es así que se animó a construir una réplica del Titanic, a una escala de 6,33 metros de largo por 1,52 metros de alto. Según cuenta el propio joven en su perfil de Facebook, para lograr ese objetivo necesitó alrededor de 56 mil piezas de Lego y además invirtió un aproximado de 700 horas, para terminar su obra en un tiempo bastante largo: 11 meses.

Facebook viral

El pequeño Brynjar utilizó más de 50 mil ladrillos de Lego para construir su modelo del Titanic. Se demoró 11 meses en terminarlo | Foto: Facebook / Brynjar Karl

Foto: Facebook / Brynjar Karl

Con el apoyo de su abuelo – ingeniero de profesión – y de su madre, el entonces niño pudo concluir el proyecto y rápidamente se convirtió en el centro de atención de los usuarios de las redes sociales, los medios de comunicación y algunas instituciones que se mostraron interesadas en exhibir su trabajo.

“Llegué al público con un video solicitando ‘crowdfunding’ (financiación colectiva) para costear los ladrillos de Lego, y desde allí los medios internacionales siguieron el progreso de mi construcción hasta la línea de meta. Me llevó 11 meses construir el modelo y los desafíos que enfrenté durante el proceso de construcción tuvieron un impacto enormemente positivo en mí. Sin embargo, fue después de que el barco estuvo completo cuando mi transformación realmente comenzó”, cuenta Brynjar en Facebook.

Lo que vino después para este pequeño amante de los barcos fueron momentos de mucha satisfacción personal y familiar, pues tomando su caso como ejemplo, él y su madre decidieron ayudar a otras personas que tenían hijos autistas y deseaban salir adelante a pesar de las dificultades. 

Tal era la fama de Brynjar – y la curiosidad por ver su mini Titanic - que fue invitado a varios países para exhibir su modelo terminado. Esto generó un impacto muy positivo en el joven, quien ganó un poco más de confianza en sí mismo y empezó a crecer como persona. Además, también obtuvo un cierto grado de madurez, tan necesaria para afrontar con entereza uno de los momentos más complicados de su aventura ‘titánica’.

Facebook viral

El Titanic de Lego ha sido exhibido no solo en Islandia sino en otros países de Europa, así como en un museo de Estados Unidos | Foto: Facebook / Brynjar Karl

Foto: Facebook / Brynjar Karl

Cuando fue invitado a Estados Unidos por primera vez, su proyecto se dañó en el proceso de tránsito y no pudo concretar el viaje. El arco del modelo se rompió y Brynjar no encontraba una forma viable para reconstruirlo. Desilusionado por lo ocurrido y a punto de darse por vencido, tuvo la gran fortuna de recibir la ayuda de un grupo de ‘legos’ alemanes que, tras escuchar sobre el accidente, se animaron a ayudarlo a reconstruir la réplica del barco.

Pasaron los años y ahora el Titanic construido por Brynjar se exhibe como una de las principales atracciones en el Titanic Museum, ubicado en la ciudad de Pigeon Forge, estado de Tennessee, en Estados Unidos.

Un sueño por cumplir 

Hoy en día, a sus 16 años, Brynjar tiene un gran sueño que está dispuesto a hacer realidad. A fines de julio, el adolescente indicó en Facebook que su meta a futuro es trabajar en un barco, anhelo que surgió en la época en la que estaba construyendo su ya famoso y codiciado modelo. 

“Estoy fascinado por la historia marina y convencido de que trabajar en el mar es algo para mí. Acabo de terminar un entrenamiento de seguridad y supervivencia con la guardia costera islandesa, nunca supe que un taller podría ser muy divertido. Ahora puedo solicitar un trabajo en un barco, en Islandia o en otros países. Si alguien necesita una ayuda en un barco los fines de semana, yo soy el hombre. Gracias por ver mi currículum flotante”, escribió entusiasta.

Facebook viral

Brynjar sueña con trabajar en un barco cuando sea grande. Desde muy chico se interesó por la navegación marítima | Foto: Facebook / Brynjar Karl

Foto: Facebook / Brynjar Karl

De igual modo, y como para seguir con las buenas noticias, Brynjar dio a conocer que en 2020 se estrenará en Estados Unidos un documental que contará su historia. El objetivo del mismo, según dijo, es aumentar la conciencia sobre el autismo, “y mi misión es arrojar una luz positiva sobre las personas que se encuentran en el espectro autista”.

“Busco historias inspiradoras acerca de niños y personas en el espectro autista que tienen o están superando los obstáculos en sus vidas”, indicó. 

Tags Relacionados:

Facebook

Historias

Viral

Titanic

Lego

IrMundial 2018