Tras más de 100 días, Sol y Congo lograron reencontrarse. El can estuvo perdido desde el pasado 8 de octubre y fue hallado el 20 de enero. | Foto: Sol Salum
Tras más de 100 días, Sol y Congo lograron reencontrarse. El can estuvo perdido desde el pasado 8 de octubre y fue hallado el 20 de enero. | Foto: Sol Salum

Sol Salum recordará el 8 de octubre de 2020 como uno de los días más tristes de su vida. Al llegar a su casa, entró en pánico al no encontrar a su querido perro Congo, que huyó aprovechando el descuido de unos albañiles que reparaban la puerta principal de su inmueble. Afortunadamente para ella, su historia tuvo un feliz desenlace.

“Corre muy rápido, y así que no pudieron agarrarlo. Para cuando yo llegué a mi casa el perro ya no estaba”, cuenta Sol a Clarín sobre aquel día en que no podía controlar su tristeza y angustia. Solo un mes faltaba para celebrar el primer cumpleaños de Congo (4 de noviembre), por lo que Sol mantuvo la esperanza de encontrarlo y emprendió una incansable búsqueda por todas las calles de Bahía Blanca, en . La joven repartió fotos de su mascota y las repartió entre las personas que transitaban por la zona.

Básicamente estuvo todo Bahía Blanca compartiendo y compartiendo la foto. Me llamaban de todos lados, algunos ayudando, otros haciendo jodas. También me tocó cruzarme con dos llamadas de unos tipos que querían información mía”, sostuvo Sol al mencionado medio argentino.

Cocoa: la perrita a la que sus dueños le construyeron una cama móvil para sus paseos
Tras estar 5 años desaparecida, una perrita logró reencontrarse con su dueño
La historia detrás del brutalmente honesto aviso de adopción de Prancer, el ‘Chihuahua demoniaco’

Congo contaba con una plaquita en la que consignaban toda la información de Sol por su llegaba a desaparecer. Incluso, la ‘chapita’ tenía un código QR con todos los datos de la joven, sin embargo los días transcurrían y no había señales del paradero del perrito. Así pasó el tiempo: noviembre, las fiestas de fin de año y el corazón de Sol se partía en pedazos tras cada día.

Sol estuvo tres meses angustiada, pues a pesar que Congo portaba una placa con sus datos de contacto no tenía noticias de su paradero. | Foto: Sol Salum
Sol estuvo tres meses angustiada, pues a pesar que Congo portaba una placa con sus datos de contacto no tenía noticias de su paradero. | Foto: Sol Salum

“Justo fueron unos meses que llovió, estuvieron las fiestas con los fuegos artificiales, unos partidos de fútbol en los que también había pirotecnia”, añade Sol. En su interior guardaba algo de fe en que Congo iba a aparecer y que sobre todo su mascota estaba bien.

Es esperanza fue la que mantuvo viva su búsqueda que, tras más de 3 meses, dio frutos el 20 de enero. “Me levanté y subí la foto en uno de los grupos de siempre y me pusieron una foto de un perro que estaba desde hacía una semana en un forraje a unos 10 km de mi casa. Yo, la verdad, para esa fecha ya había ido a ver a unos 50 perros”.

Afortunadamente fue encontrado en una granja, donde permaneció los últimos siete días hasta que Sol fue en su búsqueda. | Foto: Sol Salum
Afortunadamente fue encontrado en una granja, donde permaneció los últimos siete días hasta que Sol fue en su búsqueda. | Foto: Sol Salum

“Cuando llegué frené al costado de la ruta, a mano derecha y crucé porque el forraje estaba en frente. No lo vi de entrada a Congo así que ya me estaba desilusionando pero de repente salió de adentro un perro marrón que iba a ‘recibir’ a una señora que llegaba. Le grité: ‘¡Congo!’ Y se dio vuelta enseguida. Ahí nomas vino corriendo, se hacía pis encima y me mordía la cara”.

Tras más de 100 días, Sol Salum recordará ahora el 20 de enero como uno de los días mas felices de su vida. Todo fue emoción en ese reencuentro: lágrimas, besos, abrazos y agradecimiento con las personas que cuidaron de Congo durante los últimos siete días.

Sol Salum publicó en distintos grupos de Facebook de Argentina sobre la desaparición de Congo. | Foto: Sol Salum
Sol Salum publicó en distintos grupos de Facebook de Argentina sobre la desaparición de Congo. | Foto: Sol Salum