Una mujer denunció a través de su cuenta de Facebook que su perro fue sacrificado por equivocación luego que un veterinario llamara a otra persona para pedirle su consentimiento. La desafortunada noticia se hizo rápidamente viral y causó la indignación de miles de personas que brindaron todo su apoyo a la dueña de la mascota.

Andrea Martínez llevó a su cachorro de perro salchicha llamado Ziggy a un veterinario en el estado de Utah, Estados Unidos, el pasado domingo por la noche. Ese día había empezado a vomitar y tenía problemas para respirar, tal como lo detalla en su cuenta de .

A través de una publicación, Martínez declara que los veterinarios le dijeron que el pequeño Ziggy necesitaría una cirugía para reparar un bloqueo en su estómago e intestinos, a lo que ella aceptó. La dueña del can se fue a su casa y el veterinario prometió que sería contactada después de la cirugía para informarle sobre la condición de su adorada mascota.

Sin embargo, su sorpresa fue grande cuando a las dos de la madrugada recibe una llamada en la que le informan que Ziggy había muerto, pero pronto se hizo evidente que algo sospechoso había pasado en torno al final del perro.

En declaraciones a un medio local, Martínez dijo que la veterinaria: “Siguió dándole vueltas al tema, pero decían que ya debía haberlo sabido”. En medio de la confusión, el veterinario puso la llamada en espera para después aclararle el malentendido.

“Luego volvió, se disculpó y dijo: ‘Lamento mucho que esto haya sucedido, nos confundimos y terminamos llamando a la madre de otro perro’”, añadió la dueña del can.

Resultó que había otro perro llamado Ziggy en la misma veterinaria, y Martínez afirma que fue al otro dueño de Ziggy al que se le pidió permiso para dormir al perro. La mujer declaró que fue durante la cirugía cuando llamaron a los otros propietarios y les advirtieron que sería “más cara” la recuperación antes de preguntarles si querían continuar con la cirugía extensa o dejarlo ir, así que ellos eligieron dejarlo ir.

Desde ese momento, el veterinario se mantuvo en contacto con Martínez para informarle que Ziggy estaba muy mal y que la costosa cirugía no habría tenido éxito. Sin embargo, la mujer señala que le hubiera gustado poder decir ‘lo intentamos todo’.

En su publicación de Facebook, una desconsolada Andrea escribió: “Dejaron que un extraño decidiera el destino de mi perro. Me robaron la opción de decir ‘al menos lo intentamos’. Me siento muy enferma y no puedo dejar de llorar”.

Respecto a la dura noticia que tendría que darle a su menor hija, continuó: "¿Cómo le dices a una niña de 6 años que su mejor amigo murió y no tuvimos la opción de intentarlo todo para evitar que muera? Todo esto me pone muy enferma del estómago”.

A pesar de la terrible noticia, la mujer dice que el veterinario se disculpó profundamente por el grave error y renunció a las facturas de Ziggy. Además, le dio una urna para sus cenizas y un adorno especial con la huella de la pata del can para el árbol de Navidad.

En una siguiente publicación, Andrea Martínez anunció que no llevaría el asunto más allá, explicando: “Fue un error honesto, ellos eran los dueños y están tomando medidas para que las cosas estén bien. Ziggy estaba realmente enfermo y, por lo que parece, no estoy segura de que lo hubiera logrado después de todo lo dicho y hecho”.

Sin embargo, la desconsolada dueña del perro afirma haber querido tener la oportunidad de descubrir cuál hubiera sido el desenlace si se aferraba a la pequeña posibilidad de que todo saliera bien. “La vida sucede y tenemos que aprender a adaptarnos, aprender y crecer a partir de ella. Siempre lo extrañaré, pero al menos sé que ya no tiene dolor”, añadió finalmente.

Míralo en YouTube:

TE PUEDE INTERESAR: