• FOTO 1 DE 3 | La vida de la familia Bowden cambió cuando, a mediados del mes de marzo, encontraron en el abdomen de la pequeña Lula Beth Bowden, de solo 3 años, un tumor canceroso. | Foto: Facebook/Kristin Bowden (Desliza a la izquierda para ver más fotos)
    1/3

    FOTO 1 DE 3 | La vida de la familia Bowden cambió cuando, a mediados del mes de marzo, encontraron en el abdomen de la pequeña Lula Beth Bowden, de solo 3 años, un tumor canceroso. | Foto: Facebook/Kristin Bowden (Desliza a la izquierda para ver más fotos)

  • FOTO 2 DE 3 | La noticia dio un giro total a la vida de su familia, quienes decidieron afrontar la enfermedad cuanto antes. Afortunadamente, el cáncer fue detectado a tiempo. La niña fue operada y tuvo que someterse a varias sesiones de quimioterapia que le hicieron perder su larga cabellera rubia. | Foto: Facebook/Kristin Bowden (Desliza a la izquierda para ver más fotos)
    2/3

    FOTO 2 DE 3 | La noticia dio un giro total a la vida de su familia, quienes decidieron afrontar la enfermedad cuanto antes. Afortunadamente, el cáncer fue detectado a tiempo. La niña fue operada y tuvo que someterse a varias sesiones de quimioterapia que le hicieron perder su larga cabellera rubia. | Foto: Facebook/Kristin Bowden (Desliza a la izquierda para ver más fotos)

  • FOTO 3 DE 3 | Para apoyarla, y evitar que el repentino cambio de imagen dañe el ánimo de Lula, toda su familia decidió raparse la cabeza en un gesto de solidad que conmovió a sus conocidos. El proceso ha sido documentado en redes sociales por Kristin Bowden, su madre, quien es fotógrafa profesional y ha capturado los momentos más inspiradores de la lucha de su hija. | Foto: Facebook/Kristin Bowden
    3/3

    FOTO 3 DE 3 | Para apoyarla, y evitar que el repentino cambio de imagen dañe el ánimo de Lula, toda su familia decidió raparse la cabeza en un gesto de solidad que conmovió a sus conocidos. El proceso ha sido documentado en redes sociales por Kristin Bowden, su madre, quien es fotógrafa profesional y ha capturado los momentos más inspiradores de la lucha de su hija. | Foto: Facebook/Kristin Bowden

En , la vida de una familia cambió dráscticamente al enterarse que la integrante más joven fue detectada de cáncer en el abdomen a mediados de marzo. La pequeña Lula Beth, de tan solo 3 años tuvo que ser intervenida inmediatamente; sin embargo, su hermano decidió afeitarse la cabeza como símbolo de lucha. Esta desgarradora historia ha conmovido miles de corazones y las imágenes son fuertes.

La noticia dio un giro total a la vida de su familia, quienes decidieron afrontar la enfermedad cuanto antes. Afortunadamente, el cáncer fue detectado a tiempo. La niña fue operada y tuvo que someterse a varias sesiones de quimioterapia que le hicieron perder su larga cabellera rubia.

Para apoyarla, y evitar que el repentino cambio de imagen dañe el ánimo de Lula, toda su familia decidió raparse la cabeza en un gesto de solidad que conmovió a sus conocidos. El proceso ha sido documentado en por Kristin Bowden, su madre, quien es fotógrafa profesional y ha capturado los momentos más inspiradores de la lucha de su hija.

“Ella me enseña tanto a diario. Lo que importa, lo que no. Ella es tan fuerte y ha sido la luz de toda nuestra familia. Me esfuerzo por ser más como ella cada día”, escribió la emocionada mujer. “Ella no está dejando que nada la deprima. Seguimos agradeciendo a Dios por todas estas bendiciones y respuestas a nuestras oraciones. Mi hermosa y valiente niña. Te quiero mucho.”

Su hermano mayor, Kohen, no quiso ser ajeno a la iniciativa. Sin dudarlo, decidió dejar en manos de su hermana el proceso del corte de cabello. “No pestañeó y le dijo a su hermana que podía afeitar la suya también para que no tuviera que hacerlo sola”, dijo Kristin en conversación con The Epoch Times.

La escena fue registrada por su madre y las imágenes fueron publicadas en redes sociales, conmoviendo a miles de internautas.

MÁS HISTORIAS

VIDEO RECOMENDADO

El ciudadano peruano que venció al cáncer y al COVID-19

Coronavirus en Perú: hombre de 60 años vence al cáncer y a la COVID-19