Un astuto niño en Brasil sació su apetito con creces al pedir un banquete para él solo de su restaurante de comida rápida favorito. | Crédito: g1.globo.com
Un astuto niño en Brasil sació su apetito con creces al pedir un banquete para él solo de su restaurante de comida rápida favorito. | Crédito: g1.globo.com

Para saciar su hambre, un niño de cuatro años de edad usó el smartphone de su madre aprovechando una distracción de ella para realizar una costosa orden de McDonald’s. Raissa Andrade, 32, relató en su cuenta de Instagram la del pequeño Tom, quien posó orgulloso para una foto sentado en la mesa con las 10 bolsas de comida rápida que el repartidor trajo a su casa ubicada en la ciudad de Recife, Brasil.

HAZ CLIC: Niño llora y pide que no castiguen a su perrito por travesura: “Es como mi hermanito”
MIRA AQUÍ: La historia del niño que ‘robó’ avioneta tras aprender a manejarlas viendo a los pilotos

El banquete incluía seis cajitas felices, 10 malteadas, dos sundaes de fresa, 12 raciones de Nuggets, ocho botellas de agua, dos McFlurries, una porción grande de papas fritas con tocino y queso cheddar, dos pies de manzana y un juego de uva. Adicionalmente, pidió ocho juguetes de cajitas felices extra. En total, la cuenta ascendió a 400 reales (aproximadamente unos 75 dólares estadounidenses) y lo curioso es que “esta no es la primera vez que pasaba”.

En su publicación de Instagram, Andrade contó que el niño no parecía contento con su pedido ya que no obtuvo el juguete que quería. “Incluso después de todo esto, me dijo ‘mamá, no me tocó el minion amarillo. Me reí, lloré un poco y me senté a comer y a beber una malteada”, agregó, adjuntando unas fotos del pequeño que posaba con los pulgares levantados sin saber lo que había costado sus repentinos antojos.

En declaraciones al medio brasileño , la madre de familia contó que Tom la observó cuando hacía pedidos de delivery a restaurantes durante la pandemia y decidió copiarla. El día del divertido incidente que causó revuelo en Instagram ella contó que acababa de volver a casa de una cita con el doctor y, cuando estaba tomando una ducha, el niño tomó su smartphone y usando los comandos de voz logró realizar su pedido.

Incluso, el pequeño confirmó la dirección de envío de comida y como era demasiada para ambos, la compartieron con sus familiares y vecinos. Este es un claro ejemplo de lo que es un nativo digital, término acuñado por Mark Prensky que alude a los nacidos a partir de la década de 1990, cuando “las nuevas tecnologías ya tenían una fuerte presencia en la sociedad, lo que provoca que tengan unas habilidades y una intuición mayores para el uso de dispositivos y herramientas digitales”.

MIRA MÁS HISTORIAS

VIDEO RECOMENDADO

Chankillo: el observatorio precolombino que aspira a ser patrimonio mundial

Chankillo: el observatorio precolombino que aspira a ser patrimonio mundial