Fue al médico por una fuerte tos y descubrió que tenía un piercing en un pulmón. (Foto: Joey Lykins / Facebook)
Fue al médico por una fuerte tos y descubrió que tenía un piercing en un pulmón. (Foto: Joey Lykins / Facebook)

Un hombre de Cincinnati, , descubrió que el piercing de nariz que había perdido hace cinco años se encontraba alojado en su pulmón.

Joey Lykins, de 35 años, fue llevado a una sala de urgencias a finales del mes pasado tras presentar una tos severa. Los médicos temían que estos fueran signos de neumonía, pero una radiografía mostró que un pendiente de 0.6 pulgadas, que el joven había usado en el pasado, estaba incrustado dentro del lóbulo superior izquierdo de su pulmón.

El hombre cree que podría haber inhalado la pieza mientras dormía, señala el medio . Según recuerda, una mañana hace cinco años, se despertó y descubrió que el piercing se le había perdido. Después de buscarlo por todas partes y no hallarlo, decidió comprarse otro.

Por otra parte, los médicos no están seguros de por qué la joya provocó la tos recién en lugar de hace cinco años, aunque esto podría deberse a que el tejido cicatricial que la rodeaba había crecido demasiado o se había movido ligeramente dentro del pulmón.

Cuando a Lykins le dieron los resultados por primera vez, exclamó: “¿Estás bromeando? ¡He estado buscando eso!”.

Tres días después del hallazgo, se sometió a una broncoscopia, un procedimiento que normalmente se usa para ayudar a diagnosticar infecciones, eliminar obstrucciones o extraer objetos de los pulmones.

En el procedimiento, se pasa lentamente un tubo por la garganta del paciente hasta el pulmón afectado. Luego, puede engancharse al objeto y retirarlo suavemente.

“Me alegro de que no me perforó el pulmón”, agregó el joven.

No es el primer caso de este tipo

Un informe médico del de 2020 registra un caso similar, en el que el arete de nariz de una mujer de 26 años se quedó atascado en el tracto que conduce a su pulmón derecho.

Ella señaló que estaba aflojando el anillo cuando de repente estornudó y lo succionó con la tráquea.

Los rayos X revelaron que se había alojado en su bronquio derecho, el tubo que conduce a su pulmón. Posteriormente, la joya se extrajo mediante broncoscopia.

Riesgos de los piercings en la nariz

Según Mayo Clinic, los médicos advierten que los piercing en la nariz presentan varios riesgos para el cuerpo. Estos son:

  • Reacción alérgica : en algunos casos, las personas pueden ser alérgicas a parte de la joyería, como el nikel.
  • Infecciones de la piel: el desgarro creado por la perforación puede infectarse, especialmente si el equipo utilizado no se desinfectó adecuadamente. Esto podría causar enrojecimiento, dolor, hinchazón y una secreción parecida al pus. En casos graves, también puede provocar cicatrices.
  • Inhalación: en algunos casos, las joyas se pueden inhalar. Esto podría correr el riesgo de que se atasque en la garganta o se rompa el tejido.
  • Enfermedades transmitidas por la sangre: si el equipo utilizado está contaminado, podría causarle hepatitis al paciente.
  • Trauma: las joyas pueden quedar atrapadas o rasgadas, dañando el tejido circundante y potencialmente dejando a alguien que necesite puntos de sutura.