Katie Loveridge se convirtió en la única heredera de 250 mil libras y una enorme propiedad, lo que desató la ira de la familia del fallecido. (Foto: Katie Loveridge / Facebook)
Katie Loveridge se convirtió en la única heredera de 250 mil libras y una enorme propiedad, lo que desató la ira de la familia del fallecido. (Foto: Katie Loveridge / Facebook)

¿Qué harías si de niño te conviertes en el de 250 mil libras (350,000 dólares estadounidenses aproximadamente) y una enorme propiedad? Para cualquier persona sería le mejor noticia de su vida, pero para Katie Loveridge, una mujer de 27 años residente en Kidderminster, , se convirtió en un infierno.

La joven recibió el dinero de parte de Wilfred Lamb, un amigo bastante cercano a su padre. Cuando murió, el monto mencionado y una enorme casa se convirtieron en su propiedad, lo que desató la furia de la familia del fallecido, que quedó fuera del testamento y no recibió ni un centavo de la herencia.

Katie tenía solo 4 años en ese momento, pero vio como su vida dio un giro de 180 grados: la familia de Lamb le declaró la guerra amenazándola e iniciando una batalla legal, los periodistas empezaron a perseguirla junto a toda su familia, aparecieron desconocidos que afirmaban ser amigos cercanos al fallecido, e incluso se esparció el rumor de que Wilfred había abusado sexualmente de ella y por eso le había dejado su fortuna, algo que la joven niega rotundamente.

MÁS INFORMACIÓN: “Las mujeres pertenecen a la cocina”: el mensaje de un restaurante que causó polémica en redes sociales

La familia acusó a Katie de coaccionar al hombre para que le dejara a la niña todos sus bienes; no obstante, las acusaciones fueron rechazadas por el juez, que respaldó la decisión de Lamb de cambiar su testamento en favor de Katie. “Las acusaciones me destrozaron la vida, porque era salir por ejemplo a comer a un restaurante y que la gente me mirara o dijese que habían abusado sexualmente de mí, y que por eso había conseguido la herencia. Me hacía sentir asco de mi misma, que no valía nada”, dijo.

“Lo quería como a un abuelo y él me quería como a una nieta. Sinceramente, desearía no haber heredado nada, porque el dolor que ha causado todo esto no ha merecido la pena”, aseguró Katie según recoge . “No sé lo que es vivir una vida normal y esto me ha torturado enormemente. La herencia no mereció la pena, se ha llevado una gran parte de mi vida. Me da vergüenza salir de casa, porque la gente se me acerca para pedirme dinero. Tuve un novio que incluso empezó a salir conmigo para robarme dinero del bolso”.

Los constantes enfrentamientos la han hecho sufrir tanto que utilizó parte de su herencia para huir de donde había estado viviendo y así no sentirse señalada. “Para cualquiera que lea esto, por favor no me juzgue. No he hecho nada malo y solo quiero vivir una vida como cualquier otra persona y cuidar de mi familia”, agregó.

La joven asegura que se animó a contar su historia para acabar con las acusaciones y poder vivir una vida normal a partir de ahora. “Ojalá (Wilfred) volviese, nos llevábamos muy bien y todavía voy a visitar su tumba todas las semanas. Cuando murió, no podía parar de llorar”, asegura. “Era mi mejor amigo, como mi abuelo, tengo muy bonitos recuerdos con él yendo a comer helado con mi familia o montando en uno de sus tractores. Se sentía solo y su familia no le hablaba. Era un hombre encantador y nunca jamás abusó de mi”.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS