Mujer dedica una emotiva carta a los médicos antes de que la operen: “Estoy muy agradecida”. (Fotos: Elizabeth Clark)
Mujer dedica una emotiva carta a los médicos antes de que la operen: “Estoy muy agradecida”. (Fotos: Elizabeth Clark)

Las enfermedades le cambian la vida por completo a las personas que las sufren, pero eso nos hace vivir siempre hasta el último momento con un gran espíritu. Esto es lo que le ha sucedido a Elizabeth Clark, una británica de 36 años. Luego de que los médicos le diagnosticaran una colitis ulcerosa inició un largo tratamiento que la tuvo visitando el hospital por un buen tiempo. ¿Qué sucedió? Te lo contamos.

Calambres dolorosos e insoportables

El diagnóstico le causó a Elizabeth una inflamación en los intestinos, así como también úlceras en el colon y el recto. Este complicado cuadro debe tratarse con tiempo, o sino podría agravarse y causarle incluso la muerte al paciente, según informó el medio británico .

Elizabeth relató que su rutina diaria se interrumpió por fuertes calambres que eran muy dolorosos e insoportables. La mujer de 36 años comenzó a perder peso y también a perder el control de sus evacuaciones, lo que le complicaba muchos realizar con normalidad sus tareas diarias.

Al llegar al área de Emergencia del hospital le hicieron una colonoscopía que arrojó como resultado el terrible diagnóstico: colitis ulcerosa. “Estuve bien por un tiempo, tomé los esteroides como me recetaron. Pero luego empeoré”, contó Elizabeth.

El tratamiento tuvo que ser más fuerte. Elizabeth se sentía “exhausta y adolorida todo el tiempo” y presentaba inflamación en sus articulaciones. Tras pasar meses entrando y saliendo de más de un hospital, su salud se agravó en mayo de 2019 y tuvieron que extirparle una parte de su colon.

El final del trayecto

Esa operación fue un punto de quiebre para Elizabeth, ya que tras someterse a la colostomía tuvo que comenzar a usar bolsas que son puestas por fuera de su estómago. Para Elizabeth fue una lucha “física y emocional” tener que darse cuenta que desde ahora en adelante debía usar esas bolsas.

Luego de un largo tratamiento de varios meses en donde se vio obligada a usar más de 1.500 bolsas, Elizabeth finalmente pudo someterse a la cirugía final con la que tendría que dejar las bolsas para siempre.

Antes de la cirugía, y para poder agradecerle a todo el cuerpo médico que la ayudó en este proceso les dejó escrito un mensaje en la última bolsa. Elizabeth escribió: “Estimado equipo quirúrgico, este debería ser el último bolso que use. Estoy muy agradecida. Gracias por cuidarme. Cuídense, gracias por hacer un trabajo increíble”.

La intervención quirúrgica fue un éxito y hoy en día la mujer ya está casi recuperada. “Tengo confianza en mi cuerpo nuevamente y poco a poco estoy volviendo a ser tan activa como antes”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR

TAGS RELACIONADOS