"Me estoy comiendo a mi marido": mujer estadounidense da detalles de su peculiar adicción, ingerir las cenizas de su fallecido esposo. (Foto: tlc uk / YouTube)
"Me estoy comiendo a mi marido": mujer estadounidense da detalles de su peculiar adicción, ingerir las cenizas de su fallecido esposo. (Foto: tlc uk / YouTube)

Una mujer de Tennessee, , afirma que se come a diario las cenizas de su difunto esposo. Su caso fue dado a conocer por el programa My Strange Addiction (TLC), en donde Casie, de 26 años, reveló que perdió a su marido Sean solo dos años después de contraer matrimonio y, eventualmente, comenzó su extraña adicción que ha dado la vuelta al mundo.

La pareja unió sus vidas en 2009 y se consideraban inseparables. Lamentablemente, Sean falleció tras un severo ataque de asma y fue posteriormente cremado. Como consuelo, Casie comenzó a cargar las cenizas del hombre a todos lados.

Ya sea que vaya al supermercado, de compras, al cine, a comer, la mujer no solo lleva consigo los restos de su marido. Y es que, además, continúa comprando los artículos que le gustaban. “Cada vez que voy al supermercado compro la comida que le gusta, cuando cocino compro la comida que le gusta, no la como, pero cocino para él”, dijo.

Casie indicó que, debido a su costumbre, no ha estado exenta de burlas; sin embargo, prefiere ignorarlas. “Algunas personas se ríen, piensan que estoy jugando pero lo digo en serio, él es mi esposo”, dijo.

Casie, la mujer que se ha vuelto adicta a comerse las cenizas de su esposo fallecido. (Foto: tlc uk / YouTube)
Casie, la mujer que se ha vuelto adicta a comerse las cenizas de su esposo fallecido. (Foto: tlc uk / YouTube)

Adicta a comerse las cenizas de su marido

Su adicción habría empezado cuando tocó cambiar de ánfora las cenizas. En ese momento, parte de ellas se quedaron en sus dedos: “No quería limpiarlo, eso era mi marido, así que me lamí los dedos. Y aquí estoy, casi dos meses después. No puedo parar, me estoy comiendo a mi esposo”, recordó.

Casie fue más allá e incluso declaró que prefiere comer las cenizas de su esposo entre cinco y seis veces al día, lo que le ha generado cambios físicos. “He perdido 42 libras (casi 20 kilos) desde que falleció mi esposo, básicamente lo único que estoy comiendo son sus cenizas”, aseguró.

No obstante, la joven dio a conocer que las cenizas de Sean se están acabando. Por ello, dijo que deberá dejar su adicción pronto: “Tengo que dejar de comérmelo, lo he perdido una vez, esta vez será mi culpa que lo pierda de nuevo”, añadió.

Te puede interesar: