(Foto: redes sociales/East2west News)
(Foto: redes sociales/East2west News)

La Antártida recientemente ha sido escenario del primer ataque con un cuchillo de su historia, cuando un soldador ruso llamado Oleg Beloguzov fue atacado por su compañero.

Según reporta , Beloguzov, de 52 años, fue trasladado de emergencia al Hospital Clínico de Magallanes –ubicado en el extremo sur de Chile– y llegó en estado grave, pues la puñalada había llegado al corazón. El hombre permaneció en cuidados intensivos por tres días, en los que recibió transfusiones y estuvo conectado a ventilación mecánica.

“Tenía una agresión en el ventrículo derecho del corazón, una lesión grave, potencialmente letal”, José Ignacio Íñiguez, jefe de la unidad de emergencia del hospital. “Pudo haber muerto allá (en la Antártida) o en el traslado, pero por esas cosas de la vida se resistió a eso y llegó acá”, añadió el médico.

Oleg Beloguzov en medio de su recuperación y antes de su retorno a Rusia. (Foto: El Mercurio)
Oleg Beloguzov en medio de su recuperación y antes de su retorno a Rusia. (Foto: El Mercurio)

El técnico ruso logró recuperarse y le dieron el alta médica el 25 de octubre, volviendo poco después a San Petersburgo, en su país. No fue el único que regresó a Rusia, pues el responsable del ataque, Sergey Savitsky, también tuvo que ir a la misma ciudad, donde permanece en arresto domiciliario.

- Aislamiento y violencia -
Oleg Beloguzov y Sergey Savitsky son científicos y llevaban viviendo juntos cerca de un año en la estación Bellingshausen, como parte de una misión rusa en la Antártida. Ante el aislamiento, el espacio pequeño que ocupaban y las limitadas opciones de entretenimiento, ambos se habían convertido en ávidos lectores y esto sería el origen del ataque.

Al ser consultado sobre qué lo llevó a acuchillar a su colega, Savitsky explicó que este había tomado la costumbre de contarle los finales de los libros que leía. Oleg no paró hasta colmar la paciencia de Sergey, quien acabó por atacarlo bajo los efectos del alcohol el 9 de octubre.

Tras ser detenido en Rusia, Savitsky, de 55 años, ha dicho estar arrepentido y que nunca tuvo la intención de matar a Beloguzov. De momento, las autoridades rusas siguen investigando el incidente y tratando de comprobar la veracidad de las palabras del agresor.

TAGS RELACIONADOS