El médico le dijo que el lunar en su cabeza era por un "hongo", pero era algo mucho más grave. (Foto: @sarahkatelee_)
El médico le dijo que el lunar en su cabeza era por un "hongo", pero era algo mucho más grave. (Foto: @sarahkatelee_)

Una periodista británica que notó un lugar negro en su cuero cabelludo quedó devastada tras ser diagnosticada con una grave enfermedad.

Sarah Lee, de 29 años, recuerda que, inicialmente, un dermatólogo le dijo que la mancha “se veía bien”, mientras que otro médico aseguró que la marca se debía a un “hongo”. Más tarde supo que ninguno de ellos tenía la razón.

Tras someterse a una serie de pruebas, la comunicadora fue diagnosticada con melanoma, la forma más mortal de cáncer de piel, señaló el medio .

“Si no hubiera seguido presionando, podría estar en un estado muy diferente. Podría estar en mis últimos años de mi vida en este momento”, dijo Lee en conversación con el medio citado.

Descubrió el lunar de manera casual

La periodista notó por primera vez el lunar, del tamaño de un guisante, en julio de 2021, cuando tomó una foto de su cuero cabelludo para ver qué tan oscuras estaban sus raíces después de no iluminarse el pelo durante mucho tiempo.

“No hace falta ser un experto para saber que eso era malo”, dijo.

Tras ello, fue a atenderse con un especialista para salir de dudas, pero este descartó que se tratara de algo grave. “Probablemente, vea miles de lunares cada semana. Estaba satisfecha con lo que me dijo”, recordó.

“Pero luego (el lunar) comenzó a crecer y multiplicarse bastante rápido... Me asusté cuando empecé a ver crecer los pequeños lunares junto a él”, añadió.

En diciembre de ese año, le envió una foto de la progresión al mismo médico, quien le dijo que “no había nada de qué preocuparse. Parece un hongo y probablemente desaparecerá por sí solo”; sin embargo, Lee decidió buscar una segunda opinión.

“Me miró la cabeza y dijo: ‘Estoy realmente preocupada por estos lunares en tu cabeza’”, recordó la periodista.

Tratamiento exitoso

Poco después, todos sus lunares, incluidos el tumor primario, fueron extirpados. Luego de eso, a Lee se le diagnosticó melanoma nodular maligno.

El cáncer había crecido hasta su cráneo, por lo que debieron someterla a una operación. En la cirugía, los médicos también le extirparon 24 ganglios linfáticos en el lado izquierdo del cuello cuando las exploraciones mostraron que el cáncer también se había extendido.

Ahora, la comunicadora toma dos tipos de terapia dirigida y algunos medicamentos para ayudar a su cuerpo a recuperarse.

“Después de ser diagnosticada, la atención ha sido excepcional. Lo difícil ha sido llegar hasta allí”, aseguró.

Tras recuperarse, Lee volvió a su trabajo y mantiene una actitud positiva. Aunque no hay señales del cáncer, permanece alerta y se somete a exploraciones periódicas.

“Esta será mi vida ahora: Preocuparme por si ha vuelto. Ha cambiado por completo mi visión de las cosas”, finalizó la profesional, que utiliza su cuenta de Twitter para compartir su caso y el de otras personas con la misma afección.

¿Qué es un melanoma?

El melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel, se forma en las células (melanocitos) que producen melanina, el pigmento que le da color a la piel. El melanoma también puede manifestarse en los ojos y, rara vez, dentro del cuerpo, como en la nariz o la garganta, señala en su web.

La causa exacta de todos los melanomas no está clara, pero la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de la luz solar o de las lámparas y de las camas solares aumenta el riesgo de tener melanoma. Limitar la exposición a la radiación UV puede ayudar a reducir el riesgo de tener melanoma.

El riesgo de manifestar un melanoma parece aumentar en las personas menores de 40 años, especialmente en las mujeres. Conocer las señales de advertencia del cáncer de piel puede ayudar a asegurar que los cambios cancerosos se detecten y se traten antes de que el cáncer se haya diseminado. El melanoma se puede tratar con éxito si se detecta a tiempo.

Los melanomas pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Con mayor frecuencia, aparecen en partes que estuvieron expuestas al sol, como la espalda, las piernas, los brazos y el rostro.

Los melanomas también pueden producirse en las partes que no tienen mucha exposición solar, como las plantas de los pies, las palmas de las manos y los lechos de las uñas. Estos melanomas ocultos son más frecuentes en personas que tiene la piel más oscura.

Los primeros signos y síntomas del melanoma suelen ser:

  • Un cambio en un lunar existente
  • La formación de un nuevo bulto pigmentado o de aspecto inusual en la piel

El melanoma no siempre comienza como un lunar. También puede aparecer en la piel de aspecto normal.

TAGS RELACIONADOS