Imagen referencial de hombre que toma la mano de su padre anciano. (Foto: Referencial)
Imagen referencial de hombre que toma la mano de su padre anciano. (Foto: Referencial)

Un hombre originario de Virginia, , fue protagonista de una emotiva historia. Luego de enterarse que sufría un cáncer terminal, buscó el paradero de su padre biológico al que no conoció en 52 años, debido a que madre lo dio en adopción sin que este lo supiera, ya que se encontraba en el servicio militar en ese momento. Ambos fueron protagonistas de un tierno momento, poco antes de su partida.

El hombre, quien lidiaba contra un cáncer agresivo de garganta y boca desde 2005, envió una carta a principios de agosto a Craig Nelson, un hombre de Arizona que, para ese entonces, era un total desconocido, informó el diario .

En la carta, Sam explicó que tras revisar archivos, registros públicos y analizar pruebas de ADN, creyó que había posibilidad de que él fuera su padre biológico al que nunca conoció, dado que su madre lo había entregado en adopción cuando apenas era un recién nacido.

“Esta carta podría ser impactante para ti...”

“Esta carta podría ser impactante para ti, pero no deseo perturbar la vida de nadie”, escribió Anthony.

Nelson, un jubilado de una aerolínea de 78 años, contó al diario citado que le extrañó recibirla, porque no conocía a nadie que viviera en Falls Church, Virginia, desde donde le llegó la misiva, pero cuando la abrió y la leyó, empezó a temblar. Desde hacía años había perdido la esperanza de encontrar a su hijo y ahora, después de tanto, iba a conocerlo.

“Cincuenta y dos años es mucho tiempo para andar cargando un recuerdo”, dijo Nelson, “especialmente cuando, para empezar, no tuviste ningún recuerdo”.

El hombre comentó que en 1969, cuando se encontraba de servicio, su novia de aquel entonces le informó que se encontraba embarazada y que procedería a dar en adopción al bebé. Aunque hizo lo posible por recuperar a su hijo, no le fue posible.

“Pensé que no tenía caso insistir. Así eran las cosas en ese entonces. Creí lo que me dijeron las autoridades”, explicó.

El reencuentro de padre e hijo

Durante el viaje para el esperado reencuentro, Nelson le envió a Sam fotografías de Tory, su hija de 48 años, y Anthony le respondió con otras fotos de su boda y de su hija Madeline, de 26 años.

Cuando el padre llegó al hospital donde se encontraba su hijo, batallando contra un cáncer terminal, contuvo las lágrimas pues no quería que hubiera tristeza en un momento que debía ser feliz.

“No quería que me viera sentimental, llorando y pensando en todos los años que pasaron en los que podríamos haber estado al menos hablando. Fue una combinación de los momentos más tristes de mi vida, pero también de los que más orgulloso me sentí”, expresó Nelson.

Lamentablemente, días después del encuentro, Sam Anthony falleció a raíz del cáncer terminal que padecía. Aunque se fue, le prometió a su padre biológico que se encontrarían nuevamente en el cielo.

Te puede interesar: