Jim Zetz padecía un cáncer terminal y una de las últimas cosas que hizo antes de morir en 2014 acompañó a Josie, su hija de apenas 11 años, al altar en una boda simbólica. | Crédito: Love Song Events & Photography Inc. / Facebook
Jim Zetz padecía un cáncer terminal y una de las últimas cosas que hizo antes de morir en 2014 acompañó a Josie, su hija de apenas 11 años, al altar en una boda simbólica. | Crédito: Love Song Events & Photography Inc. / Facebook

El 14 de marzo de 2014 es una fecha que Josie Zetz jamás olvidará. Y es que, en aquel entonces cuando tenía 11 años, esta joven de California, , fue acompañada al altar por su padre moribundo en una conmovedora ceremonia simbólica en la que la pareja fue declarada “papá e hija”. Esta es su conmovedora que perdurará en el tiempo.

“No fue algo fácil de hacer, pero no me arrepiento por nada del mundo”, señaló Jim Zetz, quien a sus 62 años padecía de un cáncer de páncreas de nivel 4 y los médicos le dieron apenas unos meses de vida. “En 20 años, cuando ella se case de verdad, se sentirá feliz de que esto haya tenido lugar”, añadió en declaraciones a .

Lindsey Natzic-Villatoro, una fotógrafa cercana a la familia Zetz y propietaria de la empresa , se encargó de organizar todo lo relacionado a la boda falsa como una sorpresa para la niña y para darle a Jim la oportunidad de celebrar este hito en la vida de su hija, que se perderá debido a su enfermedad terminal.

Padre moribundo acompaña a su hija de 11 años al altar

Una “boda” organizada en 72 horas

Natzic-Villatoro consiguió donativos para el traje de Jim, el vestido blanco de su hija Josie, una torta de bodas, el catering y las flores. “No sabíamos qué iba a pasar –- ella se encargó de todo en 72 horas. ¡Ella vino con tres camiones de decoraciones para mi patio trasero!”, señaló Grace Zetz (54), esposa del galante “novio”.

La ceremonia tuvo lugar el 14 de marzo, justo el día en el que Josie cumplía 11 años. De acuerdo a su madre, la niña era lo suficientemente mayor para entender la serie de la condición de su padre y sus terapeutas les recomendaron que, usando palabras simples, le recalcaran que nada de lo que pasaba era culpa suya.

Consciente de su final, empezó a vivir

“Esto es vida o muerte y Jim se ha enfermado mucho en las últimas semanas. (Josie) sabe que tiene que ser paciente y eso duele”, añadió Grace, quien recalcó que a su esposo los doctores le habían diagnosticado cáncer en octubre de 2013 explicándole que era uno que “crecía rápidamente” y que ya “era demasiado tarde para hacer algo”.

Después de tres intensos meses de quimioterapias, Jim optó por detener su tratamiento y disfrutar del poco tiempo que le quedaba de vida. Por ello, junto a su esposa, establecieron metas a corto plazo para que pudieran cumplir semana a semana como abordar un crucero a Hawái, pagado por las donaciones que recibieron de su comunidad.

El gesto de Lindsey Natzic–Villatoro, quien también es madre de tres niñas (incluyendo una de la edad que tenía Josie en ese entonces), fue uno que la pequeña “novia”, sin lugar a dudas, recordará por el resto de sus días, especialmente la sonrisa que su difunto padre esbozaba en su rostro al acompañarla en ese conmovedor momento.

Un triste final

Lamentablemente, el 11 de julio de 2014, Jim Zetz perdió su batalla contra el cáncer de páncreas y su familia, además de organizarle un conmovedor funeral, creó una organización llamada Zetz Family Pancreatic Cancer Research Foundation para ayudar a encontrar una cura contra esta enfermedad a fin que otras familias no tengan que experimentar el mismo dolor y destino que él.

¿Cuánto tiempo puede vivir una persona con cáncer de páncreas?

De acuerdo a , la tasa de supervivencia a 5 años general para personas con cáncer de páncreas es del 10 %. Las tasas de supervivencia y los resultados individuales se basan en muchos factores, lo que incluye el estadio específico de la enfermedad al momento del diagnóstico.

¿Cómo se manifiesta el cáncer de páncreas?

El cáncer de páncreas se manifiesta con el color amarillo en la piel y los ojos, oscurecimiento de la orina, comezón y heces del color de la arcilla, que son signos de ictericia causada por la obstrucción de los conductos biliares. Dolor en la parte superior del abdomen o de la espalda. Inflamación dolorosa de un brazo o una pierna debido a un coágulo sanguíneo, detalla el sitio web .