Azul ha perdido poco más del 96 por ciento de la audición y su pronóstico es reservado. (Foto: azull.zabaletaa/Instagram)
Azul ha perdido poco más del 96 por ciento de la audición y su pronóstico es reservado. (Foto: azull.zabaletaa/Instagram)

Azul Zabaleta ha sido una de las más recientes víctimas del lado más oscuro de las ¿por qué? La menor de 15 años oriunda de perdió la audición debido a un challenge de que la dejó en dicha condición, pese a que ella no tuvo nada que ver con su realización, por lo que su ha conmovido como alertado a miles de internautas.

Un accidente que no debió suceder

La muchacha estaba caminando por el colegio Don Bosco, ubicado en Mar del Plata, todo ocurría con normalidad hasta que pasó delante de un bote de basura y, sin darse cuenta, fue presa del estallido de un explosivo artesanal que le ha cambiado la vida para siempre.

Se trataba de un grupo de estudiantes (no identificados) quienes lo fabricaron siguiendo las instrucciones encontradas en un video de la popular plataforma china, pero no calcularon el daño irreparable que le causarían a una niña: “Fue tan fuerte la explosión que se desplomó en el momento, perdió el equilibrio por el oído”, dijo a Telenueve Al Mediodía, Matías Zabaleta, padre de la menor.

El diagnóstico de Azul

El progenitor de Azul destacó que en TikTok hay videos en los que “enseñan” cómo fabricar un explosivo usando botellas de gaseosa, en cuyo interior se introducen sustancias que luego estallarán.

Dicho esto, Matías reveló cuál es la condición de su hija tras ser presa de este accidente que pudo evitarse: Azul estuvo 3 días internada en una clínica. Lo que tiene es una hipoacusia neurosensorial bilateral severa, perdió casi toda la audición. Tiene un 96.4 por ciento de incapacidad. Hoy por hoy, lo único que le resolvería el problema son unos implantes cocleares”.

Si este diagnóstico no es reversible sería, quizás, la peor noticia en la corta vida de la pequeña Azul, pues a su corta edad significaría abandonar muchas de sus pasiones, como dejar de lado los deportes que la apasionan, es decir, el karate y el rugby, ambos de contacto, sumamente físicas.

Padre pide justicia

Finalmente, cuando su caso se dio a conocer a los grandes medios argentinos, Matías Zabaleta ha hecho público a las autoridades del colegio Don Bosco que investiguen e identifique quiénes fueron los responsables de crear el explosivo, pero va más allá, pues está exigiendo que la institución educativa asuma responsabilidades económicas por lo que ha sufrido su hija.


Síguenos en nuestras redes sociales: