La acalorada reacción del propietario de un establecimiento de comida se volvió viral por todo el revuelo que causó. | Crédito: Pixabay / Referencial.
La acalorada reacción del propietario de un establecimiento de comida se volvió viral por todo el revuelo que causó. | Crédito: Pixabay / Referencial.

¿El cliente siempre tiene la razón? Esa es la pregunta que más de uno se ha hecho sobre el lema o eslogan que motiva al personal de servicio a dar alta prioridad a la satisfacción del consumidor; sin embargo, no es una regla universal ya que existen escenarios en los que su aplicación varía. Tal es el en Dallas, Texas, que se volvió tendencia en redes sociales por un video en el que su propietario, Kevin Kelley, confronta a un grupo de mujeres afroamericanas que supuestamente se pusieron a bailar perreo (o twerking como se le conoce en inglés) sobre el mobiliario y pidió que se retiraran de las instalaciones.

MÁS INFORMACIÓN: La contundente y viral respuesta de un restaurante a dos influencers que querían ‘comer gratis’

“Invertí bastante dinero en comprar este edificio, en desarrollar este concepto para que la gente afroamericana pudiera tener un lugar bonito al cual ir”, se le oye decir a Kelley en el compartido en Twitter por el usuario , para después pedirle a las féminas que se lleven sus sugerentes bailes a otro establecimiento. “Quiero que muestren respeto para sí mismas por cómo se comportan aquí, así que cómo puedo decirles a los hombres que se respeten a sí mismos si ustedes están haciendo twerking aquí. Si quieren seguir haciéndolo, entonces lárguense de mi j*dido restaurante”, añadió.

El negocio en cuestión llamado TRUE Kitchen + Kocktails se cataloga a sí mismo como un restaurante de “comida reconfortante elevada”, según informa el portal , y en las imágenes Kelley hace la aclaración que su establecimiento es precisamente eso, un restaurante y no un club nocturno. En esa línea, el estricto código de vestimenta que deben seguir sus comensales, donde se prohíbe el uso de prendas de vestir casuales como pañoletas, gorras de béisbol o incluso remeras con “imágenes o palabras explícitas”.

MÁS INFORMACIÓN: Mesera recibe propina de US$ 2.000 pero restaurante quiere quedarse con ella

Después del revuelo causado en redes sociales, emitió un pronunciamiento en Instagram -que posteriormente borró pero que recogió el sitio - en el que contaban su lado de la historia, haciendo énfasis en que este tipo de situaciones “no se ven en establecimientos para blancos” y que las familias que comen allí “quieren disfrutar de la música y los platillos sin ver este comportamiento aquí” sin importar el género musical que suene en el momento. Además, precisaron que en los cuatro meses que llevan funcionando han “apoyado a la comunidad afroamericana” en lo que han podido.

Pero, al parecer, esta justificación no fue suficiente ya que mencionó que el restaurante que se enorgullece de no ser un club nocturno está ofreciendo paquetes de fiestas para la víspera de Año Nuevo a un precio de 10,000 dólares. Otro ‘tuitero’ abordó la falta del profesionalismo del propietario del establecimiento al abordar la situación, ya que su reacción “empeoró 100 veces más” lo que sea que hayan hecho las comensales, así se hayan puesto a ‘twerkear’ sobre las mesas o sillas del local.

MÁS INFORMACIÓN: Emotivo homenaje: trabajadores y clientes de restaurante le cantan a un anciano desahuciado

En un intento por controlar los daños, Kevin Kelly utilizó su cuenta de Facebook para ofrecer disculpas no solo a aquellos que se sintieron ofendidos por su acalorada reacción sino para ahondar en los detalles de lo que ocurrió ese día, como que lo que se vio en el ahora fue el resultado de él repitiéndole varias veces a las comensales y respaldando su versión con otros videos. Además, insistió que desde un principio sabía que su concepto de “comida reconfortante elevada” no iba a ser para todos, pero “esperaba que lleguen a entenderlo algún día” y que continuará con su trabajo para complacer a su diversa clientela en Dallas.

“Seguiremos con nuestra causa de mostrar a otros emprendedores minoristas que pueden tener su propio edificio, su propio restaurante y que pueden ser exitosos haciendo crecer sus propias marcas. No hay nada que disuada a mi equipo de esta causa. Queremos el apoyo total de la comunidad que entiende nuestra causa porque los valoramos y estaremos aquí listos, dispuestos y capaces de servirlos con respeto”, sentenció el propietario de TRUE Kitchen, aunque la publicación ya no se encuentra disponible, pero fue rescatada por el portal , que publicó originalmente la historia. ¿Qué opinas? ¿Hubieras reaccionado de la misma forma que el dueño del negocio de encontrarte en su lugar?

MÁS INFORMACIÓN SOBRE HISTORIAS

VIDEO RECOMENDADO

Los bailes de salón de la jet set desatan cuarta oleada de COVID-19 en Hong Kong

Los bailes de salón de la jet set desatan cuarta oleada de COVID-19 en Hong Kong