Marisa Fotieo es una profesora que se encerró en el baño de un avión al enterarse que era positivo a COVID-19. | Créditos: @marisaefotieo / TikTok.
Marisa Fotieo es una profesora que se encerró en el baño de un avión al enterarse que era positivo a COVID-19. | Créditos: @marisaefotieo / TikTok.

Una maestra de , de nombre Marisa Fotieo, se volvió en por publicar un video encerrada en el estrecho baño de un avión porque se había enterado que tenía COVID-19 cuando se encontraba en el aire. La decisión de aislarse de todos los demás pasajeros y tripulación la tomó ella misma al conocer que no había los suficientes asientos vacíos para que todos estén libres de contagio hasta llegar a su destino, Islandia.

El publicado en su cuenta tiene más de 4.5 millones de reproducciones y allí se le puede ver a la protagonista de esta historia con doble mascarilla en el baño del medio de transporte, tratando de divertirse unos cuantos segundos a sabiendas de que luego iba a tener que pasar una cuarentena más estricta en Islandia, lo cual arruinaría sus vacaciones planificadas.

En total fueron alrededor de cinco horas las que se mantuvo aislada en dicha parte del avión hasta llegar a tierra firme y dirigirse a un hotel a pasar una cuarentena obligatoria los días que sean necesarios hasta que pueda volver a hacer una prueba y obtener el resultado negativo.

El video viral de una profesora con COVID-19 aislada en el baño de un avión

@marisaefotieo Shout out to @Icelandair for my VIP quarantine quarters.. #luxuryliving #imsolucky #covid #vaccinated #fyp #viralvideotiktok #quarantine ♬ I'm So Lucky Lucky - Grandzz

Profesora cuenta cómo se enteró que tenía COVID-19 en pleno vuelo

En una entrevista con , Marisa Fotieo indicó que todo empezó con un dolor de garganta cuando estaba en al avión, por lo que fue al baño a hacerse una prueba rápida, la cual arrojó un resultado positivo a los minutos. Tras enterarse esto, se comunicó con una aeromoza para determinar qué acciones tomar y, al notar que no había otro lugar disponible, decidió permanecer allí hasta llegar a su destino.

“Fue una experiencia loca. Simplemente tomé mi prueba rápida y la llevé al baño y en lo que parecieron dos segundos había dos líneas. Había 150 personas en el avión y mi miedo era contagiarlos, así que decidí quedarme allí”, contó.

Fotieo contó que luego se dirigió a un hotel para estar en cuarentena pero antes dejó sus datos personales a los encargados del vuelo, quienes han estado pendientes de su evolución a lo largo de los últimos días. Incluso, para Navidad le enviaron a su cuarto un arbolito y una carta deseándole unas felices fiestas.