El club de la pelea del Bronx gana miles de adeptos que buscan nuevas formas de "entretenerse". (Foto: Steve Ferdman)
El club de la pelea del Bronx gana miles de adeptos que buscan nuevas formas de "entretenerse". (Foto: Steve Ferdman)

En 1999, el director David Fincher, de la mano de las geniales actuaciones de Brad Pitt y Edward Norton, estrenó “Fight Club” (El Club de la Pelea) la cual, en líneas generales, trata de un grupo de personas que se reúnen clandestinamente para agarrarse a golpes; 23 años después que se emitiera por primera vez, en Nueva York, , un grupo de personas ha armado un grupo de combate cuerpo a cuerpo el cual, entre otras cosas, busca luchar contra la delincuencia y cuya se ha vuelto en .

Adrenalina callejera

Rumble in the Bronx, conocido como RBX tiene promoción clandestina entre los amantes de las peleas a puño limpio amateur, acompañado de un poco o mucho alcohol y bailarinas: “No soy un gran fanático de las personas que se golpean entre sí, pero esto estuvo muy bien orquestado. Era un ambiente fresco y seguro”, dijo al New York Post Penny Lee, camarógrafa web.

Las ubicaciones para realizar estas peleas varían muchas y son sumamente diversas, pero siempre secretas, el último tuvo lugar en el depósito de chatarra Hunts Point. En dichos sitios se despliega un importante comercio de alcohol, comida, camisetas, entre otros; mientras que los camiones se convirtieron en improvisadas zonas VIP.

Las peleas

El cuadrilátero está cercado por barricadas de metal, mientras que el piso está hecho de tapetes de espuma con piezas de rompecabezas, en vez de lona como se suele utilizar.

En cuanto a los participantes, los más novatos van en jeans, seguros de su técnica, mientras que el público vitorea excitado en busca de sangre, porque previo a las peleas los boxeadores se provocan entre ellos, los pavoneos, las carcajadas son parte del ritual.

Los combates son de 3 rondas, cada una de estas de 3 minutos, donde el ganador se decide por quien acumule más aplausos de los asistentes. Pero, ojo, las peleas no son a puño desnudo como sucede en la película, todo lo contrario, todos portan guantes de boxeador, y al sonar la campana es obligatorio abrazarse como una muestra que solo se trata de “diversión”.

Los boxeadores amateurs deben usar guantes de box cuando entran al cuadrilátero. (Foto: Steve Ferdman)
Los boxeadores amateurs deben usar guantes de box cuando entran al cuadrilátero. (Foto: Steve Ferdman)

Relajarse y divertirse

Charles ‘Kanye West’ Woods, declaró tras ganar la primera batalla de la noche: “Esta parecía una excelente manera de ponerme a prueba y tal vez volverme viral. Desearía haberlo hecho mejor, pero estoy feliz con la victoria (…) solo he tenido una lesión grave, pero fue porque un hombre trató de morder a otro, como algo real de Mike Tyson, dijo al New York Post.

El público que desea participar en las peleas de RBX son de todo tipo, y sí, también hay gánsteres, mientras que los seguidores de este “club de la pelea” van desde camioneros, trabajadores de construcción, artistas y hasta personalidades de redes sociales que se sienten atraídas por este tipo de atracciones.

El productor de sonido, Jonas León, dijo al respecto: “Es mejor relajarse en la casa o en la cuadra. Es un momento de diversión, y nunca sabes lo que va a pasar, pero también o uso para relacionarme. Killa Mike está haciendo algo positivo. Es buena gente”.

Los combates también incluyen peleas entre mujeres. (Foto: Steve Ferdman)
Los combates también incluyen peleas entre mujeres. (Foto: Steve Ferdman)

Buscando legalidad

RBX, aunque usted no lo crea, recibe apoyo del municipio neoyorquino, sin embargo, sigue siendo una actividad ilegal, pero no está sancionado por la Comisión Atlética estatal, cuyo objetivo es proteger a los luchadores de las prácticas corruptas.

Al respecto, la mencionada agencia detalló al New York Post: “Además de los problemas de salud y seguridad pública potencialmente graves, existen consecuencias penales y civiles por organizar peleas clandestinas”.

En otro barrio de Nueva York, Tribeca, Martin Snow dirige el Trinity Boxing Club, confesando que es toda una odisea dirigir este tipo de espacios: “Dirigir un club legítimo en estos días no es fácil, y no es barato, pero es necesario. Para las personas que toman atajos, es solo cuestión de tiempo que alguien resulte herido o asesinado”.

El Rumble in the Bronx tiene apoyo del municipio, pero aún es considerado como una actividad ilegal. (Foto: Steve Ferdman)
El Rumble in the Bronx tiene apoyo del municipio, pero aún es considerado como una actividad ilegal. (Foto: Steve Ferdman)

Respondiendo a la violencia en las calles

Killa” Mike Roman, líder de RBX, dijo que el lema de su club es “armas abajo, guantes arriba”, reiterando que su objetivo es combatir la violencia armada, pero también las disputas personales.

“He hecho lo del activismo antes y caminé con carteles que decían: ‘Deja de disparar’, pero eso solo llama la atención de las organizaciones sin fines de lucro y del gobierno, no de las personas que, realmente, podrían agarrar un arma”, sentenció.


Síguenos en nuestras redes sociales: