Un joven estudiante de la India decidió guardar cuarentena en lo alto de un árbol tras dar positivo por COVID-19 y no infectar a ningún integrante de su familia. | Crédito: Manisha Mondal / The Print
Un joven estudiante de la India decidió guardar cuarentena en lo alto de un árbol tras dar positivo por COVID-19 y no infectar a ningún integrante de su familia. | Crédito: Manisha Mondal / The Print

Sin tener un lugar apropiado donde aislarse tras dar positivo por el pasado 4 de mayo, un joven estudiante de 18 años de la se construyó una cama improvisada en lo alto de un árbol en el que pasó 11 días para evitar que su familia se contagie. Esta es la de cómo su recursiva manera de proteger a sus seres queridos se hizo conocida en el mundo entero al ser compartida en un replicado en más de una .

El nombre del protagonista de esta historia narrada en un de es Ramavath Shiva, que vive en una aldea llamada Kotha Nandikonda que apenas tiene una población de 1,000 residentes y ni un solo centro para pacientes con . Por eso, al poner un alto a sus estudios para volver a su casa el mes pasado a causa de la pandemia, empezó a trabajar para mantener a sus familiares.

Lamentablemente, hace 14 días Shiva descubrió que se había infectado de y los doctores que lo trataron le hicieron la recomendación que guardara cuarentena en su hogar. Lo malo es que en su pequeña vivienda situada en , distrito del estado indio de , que comparte con sus padres y hermana apenas había espacio, por lo que decidió pasar la primera noche de su aislamiento en la intemperie.

MÁS INFORMACIÓN: Un joven despertó de un coma de 10 meses sin tener idea de la pandemia ni de que contrajo Covid-19

A la mañana siguiente, el joven tuvo la gran idea de construir un refugio temporal en el árbol ubicado frente a su morada. Ayudado de unas sogas y unos pedazos de bambú, Shiva logró armar un lugar cómodo para descansar mientras sus padres le servían el desayuno, el almuerzo y la cena en una silla para que él pudiera bajar e ingerir tranquilamente sus alimentos.

“Excepto para atender el llamado de la naturaleza, no dejé el árbol durante todo lo que duró mi periodo de aislamiento”, dijo al portal indio el joven, mencionando que se la pasó leyendo libros, escuchando música en su celular y hablando con sus amigos. Asimismo, recalcó que nadie fue a visitarlo por temor a contagiarse y que desconoce si alguien más de su aldea había resultado afectado por la enfermedad.

“No hay necesidad de entrar en pánico por el COVID-19. Uno puede vencer si piensa positivamente”, reflexionó Ramavath Shiva, quien el último lunes 17 de mayo abandonó su “pabellón de aislamiento” en lo alto del árbol para acudir a un centro de salud cercano al sentirse mejor y hacerse una prueba con la esperanza de dar negativo con la finalidad de reunirse nuevamente con su familia.

TE PUEDE INTERESAR