Una joven universitaria pudo terminar sus estudios gracias al apoyo de las redes sociales tras enterarse de que, por un error, ya no podía costear la universidad. | Crédito: WFAA / Destiny Brannon
Una joven universitaria pudo terminar sus estudios gracias al apoyo de las redes sociales tras enterarse de que, por un error, ya no podía costear la universidad. | Crédito: WFAA / Destiny Brannon

A veces los errores pueden ser dolorosos, pero en el caso de una joven de llamada Destiny Brannon uno en particular fue lo mejor que pudo haberle pasado en la vida ya que le permitió que su historia se volviera hace cuatro años y le permitiera pagar casi toda su matrícula universitaria. En pocas palabras, todo terminó funcionando perfectamente para ella gracias a las redes sociales.

“Me siento muy bendecida y abrumada”, dijo la actual estudiante de la Universidad de Texas y otrora graduada de la escuela secundaria DeSoto High School graduate a la televisora al comenzar el relato. Todo empezó cuando se hizo en 2018, después que el admitiera que cometió una terrible equivocación con respecto a las clasificaciones de la clase de último año de Brannon.

Ese año, Brannon pasó semanas pensando que era la mejor de su clase (valedictorian, como se le conoce en inglés). Incluso recibió una placa, fue reconocida frente a la junta escolar y pronunció un discurso frente a sus compañeros en su graduación. Pero después de lanzar al aire su birrete y terminar la secundaria ostentando este título, el ISD de DeSoto le informó a la joven que había cometido un error de cálculo y que realmente obtuvo el tercer lugar.

Una obstrucción en su plan de vida

Aquella noticia fue una gran piedra en el zapato en los planes de Destiny Brannon. Como menciona la estación de televisión en su reportaje, en Texas cualquier estudiante que se gradúa como mejor de su clase de una escuela acreditada por la puede obtener la exención de su primer año de matrícula en una escuela en el nivel postsecundario o universidad pública.

Lamentablemente para ella, ya no podía contar con ese beneficio tras haber sido aceptada en la . Y para su mala suerte, la familia de Brannon justo había cerrado el trato en la adquisición de una nueva casa, anticipando que no iban a tener que pagar el primer año de su colegiatura. En aquella época, el costo anual en promedio en la citada casa de estudios bordeaba los 25,000 dólares.

“Estaba muy angustiada por la situación, porque no sabía cómo pagaría mis estudios en ese momento. No tenía un plan de respaldo”, dijo Brannon, pero no tuvo que recurrir a dichas instancias ya que, gracias a una campaña que comenzó por (que ya se encuentra cerrada), pudo pagar el primer año de su carrera universitaria: en vez de recaudar 25,000 dólares, juntó US$40,000 (de los cuales 10,000 fueron donados por un buen samaritano).

Descubrió su vocación tras recibir la ayuda que necesitaba

Si bien precisó que se aseguró de agradecer a cada una de las personas que aportaron a su casa, Destiny Brannon señaló que se sintió “bendecida y abrumada” ya que, a partir de ese punto, muchas cosas buenas comenzaron a pasarle. Al enterarse de su caso, la Universidad de Texas se puso en contacto con ella y se ofreció a pagarle todos sus libros, así como su alojamiento durante sus años de pregrado.

“Ellos NO tenían que haber hecho eso, por lo que estoy sumamente agradecido de que me quisieran ayudar”, señaló Brannon. Con los gastos de su material de estudio y vivienda cubiertos, Destiny dijo que los 40,000 dólares recaudados fueron destinados para pagar casi todo lo relacionado a su matrícula en los últimos cuatro años, una experiencia que –con pandemia de COVID-19 y todo– asegura que no cambiaría por nada del mundo.

Ahora, la joven de 22 años se especializó en la carrera de Salud y Sociedad, y antes de recibir su diploma en mayo en Austin, empezará a estudiar en la escuela de enfermería en Dallas ya que considera que es su vocación. “Siempre quise ayudar a las personas y atender sus necesidades”, dijo Brannon, quien en última instancia, reiteró su agradecimiento a todos los que ayudaron a que su carrera universitaria transcurriera sin problemas.

¿Qué es valedictorian?

Valedictorian es una calificación académica que se otorga al estudiante que da el discurso final o de “despedida”, en el sistema escolar de los Estados Unidos, Filipinas y Canadá, en la ceremonia de graduación. El término es la anglicización del término latino vale dicere, señala .